El estudio de los edificios socioculturales plantea trasladar las bibliotecas a Gorosabel

Las dos bibliotecas, la infantil y la de adultos, dejarían su actual emplazamiento y pasarían a Gorosabel. Unipapel albergaría actividades relacionas con la creatividad./FOTOS IÑIGO ROYO
Las dos bibliotecas, la infantil y la de adultos, dejarían su actual emplazamiento y pasarían a Gorosabel. Unipapel albergaría actividades relacionas con la creatividad. / FOTOS IÑIGO ROYO

'Euskararen Etxea' con el euskaltegi en Iturriza, y 'Emakumeen Etxea' en Corazonistas, otras de las propuestas

JUANMA GOÑITOLOSA.

Han salido ya a la luz las primeras conclusiones de un exhaustivo estudio realizado por la empresa 'Hiritik At' por encargo del Ayuntamiento, que ha analizado las posibilidades de los principales edificios socioculturales de la villa, con vistas a su reutilización, mejora, rehabilitación y racionalización. Es un proyecto a muy largo plazo, que se irá materializando gradualmente a lo largo de los próximos quince o veinte años, pero que ya empieza a esbozar actuaciones concretas, como pueden ser el traslado de la biblioteca del palacio Aranburu a Gorosabel o la conversión del palacio Iturriza en la 'Euskararen Etxea'.

En el proceso de los presupuestos participativos Tolosatzen, los portavoces de la compañía 'Hiritik At' han explicado esta semana los objetivos básicos de su proyecto, que básicamente son una propuesta de reordenación de los espacios, teniendo en cuenta que muchos de ellos no reúnen las condiciones óptimas. También se busca ofrecer alternativas para nuevas actividades que están surgiendo, así como plasmar las potencialidades en ámbitos aún no desarrollados. Hay que matizar que se trata de ideas, que nada está concretado aún, y que con el proceso Tolosatzen también se intenta, de alguna manera, incorporar nuevas propuestas que plantee la ciudadanía.

Gorosabel
Acogería la Musika Eskola y las dos bibliotecas, la infantil y la de adultos, que responderían al nuevo concepto de biblioteca más moderna y adaptada a los nuevos tiempos.
Palacio Iturriza
Sería la 'Euskararen Etxea', sede del euskaltegi y de todas las cuestiones relacionadas con el euskera.
Ferial
Sería un nuevo espacio multiusos solo para temas sociales, culturales y festivos. Toda la actividad deportiva pasaría a la parte exterior, que se cubriría con unas carpas especiales, sólidas pero desmontables.
Edificio Unipapel
Se considera que el edificio, arquitectónicamente, tiene un valor de una época, y se plantea transformarlo en un 'polo económico en torno a la creatividad', sede de empresas creativas (3D, prototipos), talleres artesanos...
Emeterio Arrese-Kultur Etxea-Abastos
Se plantea un cambio en la gestión de los espacios buscando evitar su saturación. Ningun grupo tendría un local asociado. Las salas habría que reservarlas en función de las necesidades.
Corazonistas
Sería la sede de la 'Casa de las Mujeres'.

El plan parte de delimitar lo que sus autores denominan edificios tractores, sobre los que gira toda la propuesta, en esta primera fase: Gorosabel, Iturriza, Unipapel, Ferial, Casa de Cultura y Corazonistas. En torno a estas estructuras se plantea la redistribución de los servicios sobre tres grandes ejes: palabra-lenguaje, cultura-asociacionismo, e industria creativa. Más adelante se irán perfilando los destinos de los demás equipamientos socioculturales, como es el caso del palacio Aranburu, para el que, en esta primera fase, no se ha hallado aún una actividad concreta válida.

El edificio de Gorosabel, así, está destinado a albergar dos equipamientos únicos: la Musika Eskola, como hasta ahora, y la biblioteca, tanto de adultos como la infantil, que sufriría una auténtica revolución. Sería un equipamiento alejado de los cánones de lo que podemos entender por biblioteca básica; pasaría a ser un diáfano lugar de encuentro, de acceso a la información... Música y palabra unidos en un mismo edificio, que lógicamente habría que rehabilitar previamente.

El euskaltegi se trasladaría al palacio de Iturriza, cuya denominación sería 'Euskararen Etxea'. Y para la 'Emakumeen Etxea' o 'Casa de las Mujeres', el lugar elegido es el bajo del nuevo edificio de Corazonistas.

Unipapel y Ferial

Los autores del estudio ven posibilidades en el edificio Unipapel, actualmente utilizado en parte como depósito de vehículos y sede de la Brigada de Obras. Creen que el edificio tiene un cierto valor arquitectónico y consideran que, con una buena rehabilitación, podría ser un interesante polo económico en torno a la creatividad, sede de empresas que trabajen campos como el 3-D, prototipos, diseño gráfico, y también lugar de trabajo para la creatividad artística y artesanal.

Con relación al Ferial, el eje de la propuesta es la de sacar las actividades deportivas que alberga al aparcamiento exterior, que se eliminaría y quedaría como un espacio cubierto por una carpa especial. Así, el Ferial se renovaría por dentro para convertirse en un espacio multiusos que mantendría algunas de las actividades que acoge hoy en día, pero también incorporaría muchas otras nuevas, como conciertos o actividades culturales.

Una de las propuestas más transformadoras del plan y, sobre el papel, la que más polémica puede resultar, es la que determina el cambio de gestión de los espacios de reunión de la casa de cultura, Emeterio Arrese, y Abastos. Los autores del proyecto consideran que se evitaría la saturación de los locales culturales estableciendo que ninguna asociación tuviera una sede fija en ellos. Es decir, todas las salas de estos tres bloques estarían disponibles para cualquier entidad, mediante petición previa. Habría que organizarlo todo muy bien. Las entidades, eso sí, seguirían guardando sus materiales de manera permanente en estos locales.

A partir de ahora, en el proceso Tolosatzen se seguirán perfilando estas y otras propuestas, y se irán definiendo los usos para los edificios no considerados 'tractores', según se vayan identificando las necesidades.

El objetivo del análisis de los inmuebles socioculturales de Tolosa es establecer una 'hoja de ruta' para responder a las necesidades existentes en este ámbito. El Ayuntamiento, en su conjunto a través de diferentes departamentos, y la ciudadanía, a través de un proceso participativo, discuten ya las opciones existentes y acordarán la planificación definitiva. El proyecto final será, así, la columna que vertebre la reordenación de los edificios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos