«El sector primario necesita jóvenes que apuesten por la altísima calidad»

El Plan Estratégico analiza en su último capítulo el futuro que le espera al sector agrícola de Tolosaldea, con conclusiones muy reveladoras.
/IÑIGO ROYO
El Plan Estratégico analiza en su último capítulo el futuro que le espera al sector agrícola de Tolosaldea, con conclusiones muy reveladoras. / IÑIGO ROYO

El Plan General de Tolosaldea ve posibilidades de futuro en la especialización y es optimista con el comercio y el turismo

JUANMA GOÑI TOLOSA.

El Plan Estratégico que define las líneas de trabajo para Tolosaldea en los próximos siete años (2018-2025) ha partido de la base de un extenso diagnóstico sobre la situación social y económica de la comarca, el más exhaustivo que se ha llevado a cabo hasta la fecha, y que arroja algunas conclusiones interesantes. El Plan ha sido co-promovido por la agencia de desarrollo comarcal Tolosaldea Garatzen y la Diputación, y ha contado para su elaboración con el apoyo experto de Naider, consulting especializado en procesos de transformación local y territorial.

El diagnóstico elaborado es muy completo. En anteriores reportajes nos referimos a sus conclusiones en cuanto a situación económica general, transporte y movilidad, calidad del aire, consumo de energía, innovación, I+D, nuevas tecnologías e importancia de las pymes. Concluiremos esta colección de reportajes con los sectores que nos faltan por resumir en el análisis del Plan General: la agricultura, el comercio y el turismo.

La importancia del comercio
La actividad comercial de los principales centros urbanos de la comarca se mantiene con pujanza y aguanta bien la competencia de los centros comerciales y, en la actualidad, de la creciente implantación del comercio electrónico.
Turismo en Tolosaldea
Es un sector de actividad y un complemento de las propias economías urbanas y rurales de la comarca. Factor decisivo para poder articular una demanda sostenible de servicios básicos para los residentes, ya que a la demanda de los residentes se une la masa crítica de los turistas para llegar al umbral de rentabilidad que se precisa. El Plan General advierte que queda aún mucho camino por recorrer.
Futuro del sector primario
La media de edad de los productores y baserritarras supera los cincuenta años. No hay relevo generacional. Solo saldrá adelante en la apuesta decidida por productos de altísima calidad, elaborados en base a sistemas que priorizan el cuidado del medio ambiente y que cuentan con sistemas de distribución que o bien llegan directamente al consumidor final, o se integran en la cadena de valor de la industria alimentaria de la comarca o de Gipuzkoa que tiene en este segmento un gran potencial.

En cuanto al sector primario, la mayoría de los establecimientos (89%) de Tolosaldea se dedica a la ganadería, fundamentalmente de ganado bovino y, en menor medida, ovino. A pesar de su relativamente escasa dimensión, el sector primario es el responsable de la gestión sostenible de la mayor parte del territorio de la comarca, y en extensión y en sí mismo constituye un gran reto estratégico.

En primer lugar, señalan los autores del informe, «porque la belleza natural del entorno agro-ganadero-forestal que circunda los principales núcleos urbanos e industriales de la comarca se constituye como el principal atractivo y disfrute tanto para las personas de Tolosaldea, como para los potenciales turistas que identifican la comarca con la naturaleza y la gastronomía de productos auténticos y de calidad».

En segundo lugar, porque son reguladores y conservadores de importantes servicios ecosistémicos como la provisión de alimentos, agua limpia y mejoras de la salud. Así como agentes de regulación natural de los impactos del clima, la formación de suelos, etc. Todos ellos de gran valor estratégico, pero poco valorados o no tenidos en cuenta suficientemente por el mercado.

En tercer lugar, señalan los expertos de Naider, porque «se trata de una actividad que precisa de un gran esfuerzo personal e inversiones, pero que no garantiza rendimientos económicos comparables a los del trabajo por cuenta ajena en la industria o los servicios, a la vez que tampoco es capaz de apropiarse de los rendimientos sociales y ambientales que genera, pero que el mercado no reconoce». En este sentido, no resulta extraño que muchos de los profesionales del sector primario de la comarca, como también en el conjunto de Gipuzkoa, compaginen su actividad con su trabajo fabril o de otro tipo.

En cuarto lugar, por el progresivo envejecimiento del sector, que cuenta con una media de edad de los responsables de las explotaciones que supera de largo los 50 años. «No cabe duda -concluyen desde Naider- que sin la entrada de personas jóvenes, el sector difícilmente podrá afrontar la transformación necesaria». ¿Y cuál sería ésta?: «La apuesta decidida por productos de altísima calidad, elaborados en base a sistemas que priorizan el cuidado del medio ambiente y que cuentan con sistemas de distribución que o bien llegan directamente al consumidor final, o se integran en la cadena de valor de la industria alimentaria de la comarca o de Gipuzkoa que tiene en este segmento un gran potencial».

Según las conclusiones del Plan General, «la apuesta creciente por la salud, el gusto por lo local, la importancia del medio ambiente, en lo que se conoce como 'alimentación Km 0', es una gran oportunidad que la comarca tiene que aprovechar integrando los eslabones de la cadena alimentaria desde el sector primario al mercado».

Comercio y turismo

En cuanto al comercio, las conclusiones son alentadoras. Se destaca aquí que la actividad comercial de los principales centros urbanos de la comarca se mantiene con pujanza y aguanta bien la competencia de los centros comerciales y, en la actualidad, de la creciente implantación del comercio electrónico. «El asociacionismo comercial, la vida y la riqueza de la vida social de los centros urbanos (eventos, ferias, mercados, etc.) y la combinación del comercio tradicional con la modernización que avanza de modo firme se ha consolidado como una vía de éxito del comercio en la comarca», concluyen los analistas de Naider.

El Plan General ve también posibilidades en el turismo, aunque sostiene que es un campo aún que necesita de muchísimo mayor desarrollo. En este sentido, es un sector relativamente poco desarrollado respecto al conjunto de Gipuzkoa o la totalidad de la CAPV, con menos establecimientos empresariales relacionados con la actividad y escasa infraestructura hotelera. Un 10,5% de los establecimientos de Tolosaldea desarrollaron actividades relacionadas con el turismo en 2016, frente al 11,7% y 12,2% en Gipuzkoa y la CAPV, respectivamente. En la comarca existen 465 plazas, entre hoteles y agroturismo. «Hay un importante potencial de desarrollo en base a la cultura vasca, la gastronomía y la naturaleza como factores de un atractivo singular», concluyen los analistas del Plan General.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos