Santa María bate su récord y acoge a más de 1.000 visitantes en tan solo un mes

Los tolosarras demandan poder conocer las bóvedas de la iglesia de cara a un futuro. /IÑIGO ROYO
Los tolosarras demandan poder conocer las bóvedas de la iglesia de cara a un futuro. / IÑIGO ROYO

Asciende el número de visitantes locales interesados por conocer el patrimonio histórico y cultural del municipio

ELENE ARANDIA TOLOSA.

Las visitas guiadas de Santa María avanzan a muy buen ritmo, ya que en apenas un mes ha acogido a más de 1.000 visitantes. Es el tercer año que se han organizado. La iniciativa surgió hace dos veranos de la demanda y las propuestas realizadas por los turistas a lo largo de los últimos años. Desde el primer día ha tenido una buena acogida, y en esta nueva edición ha alcanzado su éxito. Para finales del mes de julio la cifra había ascendido a 500 personas, y cumplió el millar el pasado lunes.

Su puesta en marcha resultó un éxito, tanto es así que este verano se han vuelto a organizar visitas guiadas, dando continuidad al convenio de colaboración firmado por el Ayuntamiento de Tolosa y la parroquia. La iniciativa ha contado con el apoyo de la historiadora ordiziarra Nerea Iraola, quien se encarga de realizar las visitas al público.

Se ha establecido un punto de información en el interior de la iglesia para ofrecer a los visitantes todos los detalles sobre la historia y el patrimonio artístico de la parroquia. El acceso es gratuito y el horario es el siguiente: de lunes a sábado, de 11.00 a 14.00 horas. El servicio se adaptará al grupo, y se ofrecerá hasta el 25 de agosto.

El visitante recibe información sobre la historia del templo, el desarrollo que ha tenido arquitectónicamente hasta el día de hoy, así como el origen del mismo, y los acontecimientos o sucesos históricos más importantes.

Una vez llegados a la plaza Santa María, la iglesia llama la atención de los visitantes debido a su dimensión. El templo, todavía desconocido y «sorprendente» para la mayoría de los ciudadanos, es en palabras de la guía «uno de los edificios más importantes» del municipio, y como tal, está llegando tanto a turistas nacionales como extranjeros, mayoritariamente adultos. Entre ellos, se percibe un claro ascenso de visitantes locales, interesados más que nunca en conocer el patrimonio histórico y cultural de Tolosa.

Su «grandeza», insiste la historiadora, se percibe nada más entrar en su interior. En este sentido, añade que «este año los visitantes locales han demandado acceder a las bóvedas y visitarlas». «Actualmente no se puede acceder a este espacio por motivos de seguridad, pero estoy segura de que si se abriera al público tendría mucho éxito. Debido al interés que ha despertado en la gente, puede que en un futuro se pueda visitar. Sería realmente interesante para atraer también a los jóvenes, un público que tiene prejuicios a la hora de acercarse. Siempre repito que Santa María es lo que es gracias a la ayuda recibida de los tolosarras de antaño. Ellos la dotaron de su grandeza», añade Nerea.

Desde el coro se accede a la bóveda y las distintas torres campanario con las vigas y columnas cuadradas y redondas, y en un añadido a la iglesia donde se accede desde la sacristía, podemos llegar al espacio donde se situó en un primer momento el Archivo Provincial, desde el año 1530 a 1904, y se construyó un retablo con los relieves en los que se basaron para construir el anterior escudo de Gipuzkoa que actualmente se pueden visitar en el Archivo. «Los sábados intento que los visitantes accedan al antiguo archivo provincial, pero he de decir que es el día más complejo de todos, ya que la mayoría aprovecha para acercarse con motivo de la feria semanal», concluye.

 

Fotos

Vídeos