Redline Take-Cocinas, un duelo clave para luchar por el quinto puesto

Kaiet, en intensa pelea bajo el aro en un partido del Take en Usabal esta temporada. /  IÑIGO ROYO
Kaiet, en intensa pelea bajo el aro en un partido del Take en Usabal esta temporada. / IÑIGO ROYO

Tras ganar en Getxo, los tolosarras quieren superar mañana al equipo riojano |

J. GOÑI TOLOSA.

El Redline Mekanika Take de baloncesto quiere cumplir su objetivo de acabar la liga entre los cinco primeros y aspirar así a cotas mayores. En una temporada igualadísima, en la que se alternan victorias y derrotas como en una montaña rusa, al equipo tolosarra le tocó esta vez sonreír en Getxo, donde superó al equipo local por 65-72. Mañana, domingo, disputa un partido importantísimo en Usabal ante un rival directo como el Cocinas de La Rioja (11.20). El apoyo de la afición puede ser fundamental para sacar el partido adelante. El Take, con 35 puntos, es séptimo, y el Cocinas, su rival de mañana, ocupa la quinta posición con sólo un punto menos.

Para el entrenador, Jon Azaldegi, la clave de la victoria fue el compromiso de todos los jugadores. Sólo nueve -entre ellos dos júniors- jugaron en Getxo, con lo que el triunfo tiene mucho mérito. «Todos supieron en todo momento leer el partido y adaptarse», cuenta Jon. La primera parte fue muy equilibrada, con un buen juego por parte de ambos equipos pero superioridad tolosarra.

En la segunda parte, al principio el Take tuvo un pequeño bajón pero se recompuso en un muy buen último cuarto. Los júniors Markel y Patxi jugaron un papel trascendental en esta fase del partido, tanto en los aspectos que pasan más desapercibidos como en la parte anotadora. El entrenador está muy satisfecho de su implicación y su aportación.

El objetivo del quinto puesto está más cerca con este triunfo. «Sí, claro que podemos lograrlo», dice Azaldegi. «Mañana jugamos contra un rival directo y tenemos opciones. Es un partido bastante decisivo», añade. Quedan aún tres jornadas y habrá enfrentamientos entre los rivales directos de los tolosarras. «Los partidos que nos quedan son muy difíciles y tenemos que estar muy concentrados para que no se nos escapen los puntos», apunta.

El rival de mañana, el Cocinas, cuenta con dos jugadores que son un referente para el juego de este equipo de Logroño. Adquieren la responsabilidad en ataque y son difíciles de parar. Si los tolosarras logran que no se encuentren cómodos, tendrán mucho a su favor.