Oficializada la adjudicación del Frontón

Egoitz Goikoetxea (Orbela) y Sonia Tapia, en la terraza del Frontón, tras recibir las llaves del edificio./
Egoitz Goikoetxea (Orbela) y Sonia Tapia, en la terraza del Frontón, tras recibir las llaves del edificio.

Ayuntamiento y Orbela-Sonia Tapia firman el contrato con el que se inicia la cuenta atrás para la reapertura del edificio

JUANMA GOÑITOLOSA.

El Ayuntamiento de Tolosa y los ganadores del concurso de adjudicación del Frontón (Orbela taberna-Sonia Tapia), han firmado esta semana el contrato que regula el proceso que derivará en la reapetura de este emblemático edificio público. La alcaldesa, Olatz Peon, se felicitaba por esta circunstancia al declarar «que el objetivo del Ayuntamiento es restablecer lo antes posible el servicio de la cafetería y el restaurante». Valoraba también la calidad de las propuestas presentadas al concurso y confiaba en que el proceso hacia la reapertura «siga sus cauces normales».

La empresa adjudicataria tiene ahora que presentar el proyecto de reforma del Frontón (lo dirigirá el decorador tolosarra José Luis Belloso), para que las obras empiecen lo antes posible, quizás una vez pasado el verano. El objetivo de los adjudicatarios es reinaugurar el Frontón a mediados del próximo año, si todo transcurre con normalidad. Ya han recibido las llaves del edificio y se han familiarizado con lo que será su negocio para los próximos 30 años.

El proyecto de Tapia-Orbela plantea un eje fundamental. Hacer del Frontón un espacio abierto a la sociedad, que incluya actividades culturales al margen de las propiamente gastronómicas. El interior será sólo un único espacio que quedará comunicado por una escalera para delimitar dos partes diferenciadas.

«En la parte de abajo planteamos una oferta restauradora informal pero de calidad, con cocina de autor y a precios asequibles», comenta Sonia Tapia. «Pinchos, cazuelas, raciones, con productos locales que tengan una cierta creatividad». La parte de arriba incluirá un restaurante que también puede transformarse en un espacio diferenciado para acoger actividades de toda índole. «Queremos funcionar al compás de las actividades que se organizan en Tolosa. Traer invitados de fuera que nos muestren su modo de cocinar, organizar conciertos y otras actividades», precisa Tapia.

Está previsto que las obras de reforma-para las que el Ayuntamiento exige una inversión de 1,1 millones de euros-, se inicien en septiembre u octubre. No pueden establecerse fechas de apertura. Podría ser para los sanjuanes de 2020, pero aún es muy prematuro predecirlo. La empresa adjudicataria abonará un canon anual de 33.600 euros. El Ayuntamiento ha invertido medio millón de euros en el arreglo de la fachada y del tejado.