Mejoras urbanísticas en San Esteban antes de consensuar su gran proyecto de futuro

San Esteban, un barrio que se enfrenta a un futuro muy importante para el conjunto de Tolosa. / IÑIGO ROYO
San Esteban, un barrio que se enfrenta a un futuro muy importante para el conjunto de Tolosa. / IÑIGO ROYO

Serán obras de mejoras de asfaltado, aceras, alcorques, luminarias y mobiliario urbano | Antes de fin de año se espera conocer las conclusiones del plan definitivo para el barrio, que será consensuado con los vecinos

JUANMA GOÑITOLOSA.

¿Será esta legislatura que acaba de comenzar la que resuelva definitivamente el futuro de San Esteban? Este es un debate que viene de años atrás, y sobre el que los políticos no se han puesto de acuerdo, al menos hasta ahora, pero cuya resolución puede ser clave para empezar a resolver el problema de la vivienda, quizás el más importante que tiene planteado Tolosa ahora mismo. De momento, hay encargado un importante estudio y sus conclusiones pueden ser la clave para resolver la cuestión.

Mientras tanto, a la espera de definir lo que será el futuro San Esteban, el ayuntamiento acometerá varias mejoras urbanísticas este verano. Acaban de empezar en su fase inicial. Van a ser obras de mejoras de asfaltado, aceras, alcorques, luminarias y mobiliario urbano. Estos trabajos de mantenimiento son necesarios antes de definir el proyecto de transformación del barrio, que tendrá como objetivo reconstruir el espacio público de la zona.

Una de las actuaciones será el arreglo de aceras. En la calle Mayor del barrio se renovarán y arreglarán 138 metros cuadrados de acera. Se van a mantener sus características actuales.

La reforma en el asfalto será otro de los ejes rehabilitadores. Se asfaltarán varias zonas: las entradas del parking del ambulatorio, la del concesionario de coches y la del bloque de viviendas de la zona de Zuberoa.

También está prevista la instalación de nuevas luminarias en las inmediaciones del concesionario de coches existentes en el barrio, y se demolerá el poste de electricidad que se encuentra en la zona. Los alcorques de la calle Mayor serán rellenados con pavimento drenante. Por último, se renovará el mobiliario urbano: en total se reemplazarán catorce bancos, se arreglará la barandilla del parque, se instalarán jardineras en sustitución de bloques de hormigón, una nueva mesa, nuevas papeleras, y también se renovará la red metálica del aparcamiento del ferial.

Una vez concluyan estas labores de mantenimiento, se empezará a abordar ese plan más ambicioso de futuro al que se aludía antes. Se realizará un informe mucho más preciso y adaptado a las necesidades actuales. También se ejecutará el desarrollo del barrio por fases para garantizar su viabilidad económica. Este estudio incluye la sostenibilidad, la movilidad y la perspectiva de género, y dará las claves de cómo tiene que ser la esperada reforma. La propuesta que se adopte será debatida y consensuada con los vecinos, los agentes culturales y los propietarios de los terrenos de propiedad privada.

¿Por qué es tan importante el plan de San Esteban? Básicamente, porque es la única zona que queda por desarrollar urbanísticamente en Tolosa. Ofrece muchas oportunidades y posibilidades, sobre todo en la gestión de la vivienda pública, ya que buena parte del suelo es de propiedad municipal, lo que falicitaría mucho el proceso de construcción de pisos. El ayuntamiento quiere aprobar el plan definitivo con un acuerdo total entre los partidos y el vecindario.

¿Qué es lo que se quiere hacer? Fundamentalmente, el resultado tiene que ser un «nuevo» barrio. Se derribarán muchos de los actuales edificios industriales, se mejorarán las vías de comunicación entre el barrio y el centro de la localidad, se crearán nuevas infraestructuras y equipamientos. Se prevé habilitar un zona para que Bonberenea pueda desarrollar su actividad, y también se analizará cómo ampliar y mejorar el ferial. Se crearán, asimismo, nuevas opciones para realizar diferentes actividades deportivas y culturales.

Con el estudio se pretende, entre otras cuestiones, analizar si todo el ámbito de San Esteban puede dividirse urbanísticamente para poder ejecutar el plan por fases, con el objetivo de que resulte más viable, ya que hoy en día no es posible llevar a cabo actuaciones de numerosos bloques de viviendas.

La empresa adjudicataria tendrá que poner sobre la mesa cuestiones tangibles: cuál sería el costo de urbanización; la viabilidad real de optar por una u otra densidad residencial; el tipo de equipamientos necesarios; si quedaría o no fuera de ordenación la zona más antigua del barrio; el coste adicional que podría suponer atender los hipotéticos requerimientos de la Agencia Vasca del Agua (Ura), si se puede o no abordar el proyecto por fases...

¿Cuántas viviendas se construirán finalmente? Depende de las conclusiones que se extraigan del plan, de la viabilidad y del coste. Lo que se pretende es crear un barrio vivo y tranquilo, «que tenga un desarrollo urbanístico equilibrado y atractivo», según exponen desde la Comisión de Gobierno. En cuanto a las viviendas, se busca un equilibrio entre las actuales y las nuevas, garantizando que los actuales vecinos vivan en un barrio mejorado, y al mismo tiempo, respondiendo a la necesidad de vivienda, teniendo en cuenta el nivel de protección y el alquiler social.