Juan Querejeta y Aitor Lizarza: «Lo que aquí se cura pronto, allí es un grave problema de salud»

Lizarza, el senegalés Nené y Querejeta, impulsores de esta nueva oenegé./IÑIGO ROYO
Lizarza, el senegalés Nené y Querejeta, impulsores de esta nueva oenegé. / IÑIGO ROYO

Mañana se presenta una nueva entidad sin ánimo de lucro que quiere mejorar los medios sanitarios en una zona de Senegal

J.G.TOLOSA.

Kellesensa es la ONG que ha creado Juan Querejeta, cirujano de Asunción Klinika, junto con otros amigos y compañeros, como Aitor Lizarza, responsable de la cafetería del centro y exalcalde de Berastegi; el traumatólogo Alejandro Re, o el enfermero del Centro de Salud de Ordizia, Sebas Gartziarena. Su objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas a través de la educación sanitaria, además de dotar de medios e infraestructuras al centro de salud de Kelle, una localidad senegalesa situada al noroeste del país, de la que es originario uno de los ayudantes de cocina de la clínica, Nené. Todos juntos presentarán Kellesensa en sociedad mañana, jueves, a las 19.00 horas, en la casa de cultura.

-¿Cómo surgió la idea de crear Kellesensa?

-Lizarza: Todo surgió gracias a Nené, que siempre nos animaba a visitar su pueblo, Kelle. Lo que empezó como una broma acabó convirtiéndose en un viaje en el que, además de enamorarnos de la zona, sus gentes y su cultura, nos dimos cuenta de que hacía falta mucha ayuda. A partir de ahí, empecé a mover a todo el mundo para volver, pero ya con material y medios sanitarios. Pedimos al enfermero y a la matrona de Kelle que nos hicieran un listado de sus necesidades. Presentamos dicho plan de necesidades a la dirección de Asunción Klinika, obteniendo de inmediato su total apoyo y colaboración, lo que se materializó en la donación de todos los medicamentos y material médico solicitado. Su ayuda fue fundamental. En paralelo, convencí a dos médicos, Juan Querejeta y Alejandro Re, para que se vinieran para poder tratar a la gente del lugar. Nos acompañó también Sebas Gartziarena, otro de los fundadores de la ONG. Después de este segundo viaje, nos dimos cuenta de que para poder ayudar de una manera eficaz teníamos que montar una ONG. Y así surgió Kellesensa.

-¿Cuál es la situación actual en Kelle?

-Querejeta: Kelle es una localidad de más 3.000 personas situada en el noroeste de Senegal. Actúa como cabeza de la comarca; es decir, todas las aldeas y pueblos de los alrededores acuden a ella. Sobre el papel se puede decir que en Kelle hay medios: escuela, luz eléctrica, agua corriente, ambulatorio... En la práctica, todo es muy precario. El ambulatorio, en concreto, no tiene medios de ningún tipo. Les hace falta de todo: vendas, gasas, guantes, suturas, antiobióticos... La sala de partos no tiene ningún medio de esterilización y los enfermos tienen que costearse su propia medicación para la que, por supuesto, no tienen dinero.

-¿Qué tipo de casos son más comunes en la zona?

-Querejeta: La tontería más grande, que aquí se curaría rápidamente, allí se convierte en un problema enorme. Hay niños con deformidades faciales o corporales tremendas que podrían curarse con una simple operación. Además, son muy comunes en los niños los problemas oftalmológicos causados por el sol y el polvo, que en muchos casos les acaban dejando ciegos. También son muy problemáticas las infecciones por la falta de higiene y medicación. De la patología oncológica ni hablamos, porque acceder a los grandes hospitales de Dakar para su tratamiento les resulta imposible, al no poder sufragar los costes que conlleva.

-Ante este panorama, ¿cuál es el objetivo principal de Kellesensa?

-Lizarza: Ayudar a dotar de medios al ambulatorio de Kelle. Hoy por hoy, lo inmediato es, en la medida que podamos, proporcionarles el material del que ellos carecen. Bien sea en medicamentos, o bien sea en infraestructuras como camas, camillas, cunas, lámparas para los recién nacidos... Y también insistir en el orden y la limpieza que se necesita en centros de ese tipo.

-Querejeta: En este segundo viaje, nos hemos reunido con diferentes asociaciones de Kelle, con el denominador común de mejorar la calidad de vida de las personas. Para ello hemos implicado en el proyecto a los activos y diferentes grupos locales, ya que nos parece básico el trabajar juntos y coordinadamente.

Los datos

Kellesensa
Una nueva ONG que trata de ayudar desde el punto de vista sanitario a una zona de Senegal (Kelle).
Presentación
Jueves 13 junio, 19.00 casa de cultura.
Impulsores
Algunos profesionales de la clínica de la Asunción.
Objetivos inmediatos.
Dotar de medios al ambulatorio de Kelle: medicamentos, camas, camillas, lámaparas... Mejorar el orden y la limpieza.

-Además de intentar conseguir el material, ¿van a seguir viajando para atender a la población?

-Lizarza: Sí. Tenemos previsto volver el próximo invierno. Queremos que quede claro que el dinero que recauda la ONG se destina íntegramente a la compra de material y medicamentos. Los costes del viaje y estancia lo sufragamos cada uno de nosotros individualmente.

-Querejeta: En cualquier caso, lo que nos gustaría es motivar y dotar de medios a la gente de allí para que llegue un momento en el que no haga falta que vayamos nosotros. Lo importante es darles medios para que salgan adelante por sí solos. Para ello, ya hemos establecido contactos con médicos de Dakar que están dispuestos a acudir a Kelle para tratar a los enfermos. Pero claro, a estos médicos hay que pagarles también.

-La ONG ha sido montada por un grupo de amigos con un objetivo claro pero medios limitados. ¿El camino está resultando más difícil de lo esperado?

-Lizarza: Somos humildes y conscientes de nuestros medios y capacidad. No pretendemos profesionalizar la ONG sino ayudar al pueblo de Kelle. En cualquier caso, incluso siendo una ONG, al ser tan pequeña nos cuesta mucho competir con otras entidades que tienen más recursos y medios. De todas formas, estamos muy motivados y esperamos ayudar lo máximo posible al pueblo y por consiguiente a toda la comarca.

-¿Han calculado el presupuesto que necesitan, o todo lo que llegue es bienvenido?

-Querejeta: Hoy por hoy, toda la ayuda que recibamos es bienvenida. Todavía no tenemos un número importante de donaciones voluntarias, ni colaboradores con los que nos aseguremos una entrada de capital constante todos los años, es por ello por lo que necesitamos y solicitamos la máxima cooperación posible. Las personas interesadas pueden colaborar ingresando sus aportaciones en esta cuenta: ES05-3035-0054-54-054009-4299.