Jornada de euskal dantza y vino blanco

Colorido y vistosos bailes los que exhibieron los dantzaris que participaron en el Dantzari Txiki Eguna. /  FOTOS: IÑIGO ROYO
Colorido y vistosos bailes los que exhibieron los dantzaris que participaron en el Dantzari Txiki Eguna. / FOTOS: IÑIGO ROYO

El buen tiempo contribuyó a vivir un sábado pleno de animación en la villa tolosarra | El 'Dantzari Txiki Eguna' volvió a ser una jornada exitosa que contó con unos 400 participantes llegados de diferentes localidades

E. ARANDIA TOLOSA.

La primavera de Udaberri trajo consigo un día lleno de música, buen ambiente y color. Los actos celebrados ayer sábado, Día de Dantzari Txiki y Feria especial del vino blanco, nos acercan al inicio de las vacaciones de Semana Santa en un ambiente primaveral que en el caso de ayer estuvo acompañado de un sol radiante y un tiempo magnífico. Fue otro de esos sábados reseñables que tanto se dan en Tolosa.

Udaberri mantiene firme su tradición de salir a bailar a las calles acompañados de diferentes agrupaciones amigas de todo Euskal Herria. El objetivo no es otro que mantener viva esta tradición particular de la cultura vasca, bailar en la calle. La decimocuarta edición de esta iniciativa sacó a bailar a más de 400 dantzaris y músicos de diferentes puntos. Junto con los miembros de Udaberri, alrededor de 200 dantzaris, acudieron jóvenes de Aiara de Amurrio (Álava), Andra Mari de Galdakao (Bizkaia), Akelarre de Hendaia y Garaztarrak de Donibane Garazi, Muthiko Alaiak de Iruñea y Gure Txokoa de Bera, Ereintza de Errenteria y Haurtzaro de Oiartzun.

Se pudieron ver trajes tradicionales, todos llenos de colorido, y pasos bailes característicos de cada lugar y cultura popular. Fue un bonito espectáculo.

Los jóvenes dantzaris se reunieron en la plaza Zaharra y la kalejira se abrió a distintas plazas y calles del municipio como el Triángulo, López Mendizabal, Emeterio Arrese, Alhóndiga, plaza Nueva, Santa María o Gorriti, y las actuaciones despertaron el interés de muchos grupos de paseantes.

El punto de unión de todos los grupos fue la plaza Nueva, lugar donde se reunieron al mediodía y a primera hora de la tarde para realizar una actuación. Por la tarde, tal y como han realizado hasta ahora, cada una de las agrupaciones ha mostrado los bailes o danzas característicos de su localidad, pero este año la fanfarre de Udaberri ofreció en la plaza Nueva bailes de plaza para todos los niños, así como los adultos que se animaron a bailar.

El ambiente continuó con los dantzaris adultos, quienes realizaron un poteo musical junto con el grupo de fanfarre de Udaberri, seguido de una cena popular y romería en el Tinglado, ambientado por el grupo de verbena Laiotz.

Del baile al vino blanco

El vino blanco cuenta con su particular «txoko» en el calendario local. Ayer se celebró por tercer año consecutivo la Feria del Vino Blanco organizada por la sociedad Gure Txokoa, donde además de vino se pudieron degustar pintxos a un euro de los bares 1990 y Orbela. Por cinco euros, los paseantes pudieron hacerse con una copa y degustar caldos llenos de calidad. Este año, como novedad, podían incluso comprarse las botellas y llevárselas a casa. Los socios del Gure Txokoa asumieron con competencia la organización del evento.

La feria reunión este año once bodegas participantes: Castillo de Monjardin (Navarra), Marqués de Cáceres (Rioja), Pago de los Olivos (Rueda), Juvé&Camps (Penedés), Henos Fernández (Rioja), Méndez Rojo (Galicia), las txakolindegis Hika, Hiruzta y Mokoroa, Luna Beberide (Bierzo) y Luberri (Rioja).

Además de la feria del vino blanco y del Dantzari Txiki Eguna, se llevaron a cabo visitas guiadas al mercado, a la Parte Vieja y a la parroquia, que también están programadas en Semana Santa.