El estudio que definirá el futuro de San Esteban será compartido

Toda esta zona situada en primer plano de la fotografía será transformada en los próximos años. / IÑIGO ROYO
Toda esta zona situada en primer plano de la fotografía será transformada en los próximos años. / IÑIGO ROYO

Se espera sacar pronto a concurso la redacción de un plan que determinará las claves de cómo será el nuevo barrio y que se busca sea consensuado

JUANMA GOÑI TOLOSA.

El barrio de San Esteban de Tolosa espera que ésta sea la definitiva. Tras muchos años de debate sobre cómo debe desarrollarse la zona, de disputas entre partidos, de presentaciones de diferentes alternativas..., el consistorio está a punto de sacar a concurso la adjudicación de un profundo estudio que dará las claves de cómo tiene que ser la esperada reforma. La propuesta que se adopte será debatida y consensuada con los vecinos, los agentes culturales y los propietarios de los terrenos de propiedad privada.

¿Por qué es tan importante el plan de San Esteban? Básicamente, porque es la única zona que queda por desarrollar urbanísticamente en Tolosa. Ofrece muchas oportunidades y posibilidades, sobre todo en la gestió de la vivienda pública. El Ayuntamiento quiere aprobar el plan definitivo con un acuerdo total entre los partidos y el vecindario.

¿Qué es lo que se quiere hacer? Fundamentalmente, el resultado tiene que ser un 'nuevo' barrio. Se derribarán muchos de los actuales edificios industriales, se mejorarán las vías de comunicación entre el barrio y el centro de la localidad, se crearán nuevas infraestructuras y equipamientos, manteniendo en su ubicación actual tanto el Ferial como Bonberenea. También se crearán nuevas viviendas.

Con el estudio se pretende, entre otras cuestiones, analizar si todo el ámbito de San Esteban puede dividirse urbanísticamente para poder ejecutar el plan por fases, con el objetivo de que resulte más viable, ya que hoy en día no es posible llevar a cabo actuaciones de numerosos bloques de viviendas.

La empresa adjudicataria tendrá que poner sobre la mesa cuestiones tangibles: cuál sería el costo de urbanización; la viabilidad real de optar por una u otra densidad residencial; el tipo de equipamientos necesarios; si quedaría o no fuera de ordenación la zona más antigua del barrio; el coste adicional que podría suponer atender los hipotéticos requerimientos de la Agencia Vasca del Agua (Ura), si se puede o no abordar el proyecto por fases...

¿Cuántas viviendas se construirán finalmente? Depende de las conclusiones que se extraigan del plan que se va a sacar a concurso. El PNV propuso construir 700 viviendas y EH Bildu, 550. Se busca un consenso total, pero sólo el resultado del informe arrojará luz a este respecto. Mientras tanto, el Ayuntamiento invertirá este año 40.000 euros en labores de asfaltado y reurbanización de algunos espacios.

Finalmente, lo que se pretende con este proyecto es crear un barrio vivo y tranquilo, «que tenga un desarrollo urbanístico equilibrado y atractivo», según exponen desde la Comisión de Gobierno. En cuanto a las viviendas, se busca un equilibrio entre las actuales y las nuevas, garantizando que los actuales vecinos vivan en un barrio mejorado, y al mismo tiempo, respondiendo a la necesidad de vivienda, teniendo en cuenta el nivel de protección y el alquiler social, ya que buena parte del suelo es de propiedad municipal.

 

Fotos

Vídeos