Una escultura para una convivencia libre de violencia

Inauguración, ayer, de la escultura; a la derecha, Garbiñe Biurrun, Alberto Letamendi, Miren Zeberio, Ana Sanz y Juantxo Zeberio. /  IÑIGO ROYO
Inauguración, ayer, de la escultura; a la derecha, Garbiñe Biurrun, Alberto Letamendi, Miren Zeberio, Ana Sanz y Juantxo Zeberio. / IÑIGO ROYO

Se inauguró ayer la obra 'Elkarri Begira', de Alberto Letamendi, un símbolo a la convivencia, al respeto mutuo y a la reparación de las víctimas

J. GOÑI

'Elkarri Begira', la magnífica escultura que el artista Alberto Letamendi ha donado al pueblo de Tolosa, es un canto a construir una convivencia nueva, sanada, libre de toda forma de violencia, como escribe certeramente Ana Sanz en el texto que acompaña a la obra. Ayer se inauguró, en un acto emotivo, que contó con la participación de los músicos Juantxo Zeberio y Miren Zeberio. El primero compuso, para la ocasión, la obra 'Mila Memori', con texto de Igor Estankona y participación del coro Laskorain. Una pieza intimista y emocionante, que invita a la reflexión para ir cerrando heridas, mirarnos todos a la cara e ir, poco a poco, curándolas.

La escultura está emplazada junto al cedro del paseo San Francisco. Una obra que, vista de cerca, presenta la carga, el peso o la herida que, de modo individual, tienen cada víctima, porque cada una es diferente y única, como expuso el autor. Pero, si nos alejamos, la perspectiva permite adoptar una 'vista de pájaro' que conforma un círculo colectivo, un lugar de encuentro para gritar a los cuatro vientos que «la convivencia es deseable e imprescindible».

En el acto intervinieron portavoces de los tres partidos políticos con representación municipal (PNV, EH Bildu y PSE-EE) y miembros del Foro para la Convivencia de Tolosaldea. En sus palabras, destacaron la idea de que «la convivencia sólo se puede construir reivindicando la injusticia de todas las víctimas y reconociendo el sufrimiento conjuntamente». Elkarri begira.

 

Fotos

Vídeos