Ecologistas y usuarios denuncian la situación del apeadero de Tolosa

Acceso con veinticuatro escaleras para poder llegar a los andenes del apeadero. / IÑIGO ROYO
Acceso con veinticuatro escaleras para poder llegar a los andenes del apeadero. / IÑIGO ROYO

Adif asegura que el proyecto de mejora ya está redactado y que está en fase de supervisión

JUANMA GOÑITOLOSA.

Los usuarios del apeadero de Tolosa siguen reclamando una solución para solventar las dificultades y peligros que entraña esta estación de Renfe. Se les anunció en 2017 que Adif -la empresa administradora de las infraestructuras ferroviarias de Renfe-, iba a redactar un proyecto para mejorar las instalaciones, pero de momento todo sigue igual. El grupo ecologista Eguzki ha lamentado que ningún partido político haya hablado de esta cuestión durante la reciente campaña electoral. Adif, por su parte, confirma que el proyecto de mejora está en marcha, y que actuamente se halla en fase de supervisión.

Eguzki lleva ya más de diez años exigiendo solucionar la problemática que presenta el apeadero, sobre todo en el sentido Brinkola. El colectivo ecologista explica que el acceso del andén al tren «es el más peligroso de las treinta estaciones de Renfe en Gipuzkoa». Señala que la separación entre andén y tren es de unos 50 centímetros, a los que hay que añadir la altura, que supera los 40 centímetros. «En definitiva, un obstáculo que no sólo es muy difícil de superar para las personas con dificultades de movilidad, sino que incluso supone un peligro para todos los usuarios en general».

Muchos de los usuarios del apeadero han comentado que esta precaria situación ha generado graves accidentes por caídas, dándose casos de personas que han caído en el hueco entre el andén y el tren, quedando atrapadas en el mismo.

El Ararteko, en su 'Estudio de Accesibilidad' del 2011, ya calificaba al apeadero de Tolosa como 'inaccesible'. Otro tanto ocurre con el acceso a los andenes, para lo cual hay que subir y bajar 24 escaleras, lo que representa otro problema de accesibilidad añadido. «Las personas con movilidad reducida se enfrentan a una dificultosa experiencia», se leía en el estudio del Ararteko.

Y ojo, que no nos referimos a una pequeña estación poco utilizada en Gipuzkoa. Este apeadero es uno de los más usados por los usuarios de Renfe, el sexto en el ranking en Gipuzkoa. Más de 1.000 personas lo utilizan cada día.

Adif asegura que el proyecto de mejora, redactado en 2017, sigue su curso. El objeto es la adaptación de las instalaciones existentes para favorecer la movilidad de todo tipo de usuarios. El proyecto incluye las condiciones para la instalación de ascensores, y cuantas actuaciones sean precisas para llevarlas a cabo, así como su encaje en las infraestructuras actuales. El estudio incluye, asimismo, la eliminación del actual paso a nivel entre andenes, la reposición del borde de andén y el pavimento. Se acometerá, además, el recrecido en altura de los andenes, para favorecer el acceso a los trenes que circulan en la línea. Y se contempla adecuar las instalaciones de la estación: los edificios de viajeros existentes, barandillas, escaleras y cerramientos, además de llevar a cabo las modificaciones eléctricas y de comunicaciones que sean necesarias. La adjudicación de la redacción del proyecto correspondió a la ingeniería Dynamis, con un importe 44.854 euros.