Cinco días y Euskal Herria por delante

Imagen del grupo de alumnos anoetarras que ha obtenido la beca de viaje de este año./
Imagen del grupo de alumnos anoetarras que ha obtenido la beca de viaje de este año.

Un grupo de alumnos de la ikastola de Anoeta ha realizado el viaje de la cuarta edición de la Beca Viaje de Antxon Bandres Bidaiarien Txokoa

E. ARANDIA TOLOSA.

Cerca y bello, no es necesario viajar lejos para disfrutar de unas vacaciones, ni tampoco disponer de mucho tiempo para reflejar y dibujar los sueños sobre el papel. A veces, lo más cercano es desconocido, y son muchas las opciones que existen en Euskal Herria para visitar y viajar.

Con el objetivo de fomentar la afición de viajar y el trabajo en equipo entre el público joven, escolares de 4º de E.S.O. han participado nuevamente en la iniciativa Beca Viaje, que surgió hace cuatro años de la mano de los miembros de Antxon Bandres Bidaiarien Txokoa, y que cada año da opción a un grupo de jóvenes de descubrir su entorno en un viaje organizado por ellos mismos, bajo una temática determinada.

Desde Anoeta

Esta beca propone diseñar un recorrido en base a los siguientes criterios: el grupo de alumnos debe contar con un máximo de seis personas, el viaje se debe realizar en Euskal Herria en furgoneta con un conductor, y el recorrido, basado en una temática concreta, se debe ajustar a un presupuesto total de 500 euros.

La propuesta ha llegado este año por cuarta vez consecutiva. Los ganadores han sido Irati Telleria, Izaro Aranzabe, Aimar Jauregi, Irati Kolas, Maddi Apeztegia e Iradi Sagredo, alumnos de la ikastola de Anoeta, quienes realizaron un viaje de cinco días a finales del pasado mes de junio tomando como base la situación actual del euskera y el conocimiento de la historia de aquí.

Los ganadores de la beca presentaron su viaje en el txoko viajero, donde dieron a conocer el recorrido que realizaron. Partieron desde Anoeta y realizaron las siguientes paradas: tras visitar Senpere, en Arrangoitze conocieron la primera ikastola Seaska que se creó en Euskal Herria, en 1969; en Baigorri participaron en la campaña Etxauzia y visitaron una ikastola; conocieron el puerto de Ibañeta y el monumento a Roldán; realizaron un tramo del camino Orreaga-Santiago; conocieron la actual situación del euskera en Gasteiz; visitaron el museo de la paz de Gernika y conocieron sus alrededores; y finalizaron su viaje en Donostia, con la visita al museo San Telmo sumergiéndose en la historia de Donostia de la mano del periodista y escritor Ander Izagirre.

Tal y como señala Josu Iztueta, miembro del grupo organizador de esta iniciativa, desde el Txoko del Viajero entienden el acto de viajar como «una nueva oportunidad y forma de transmisión». «A nosotros nos inculcaron esta afición, y nosotros la inculcaremos a otros; puede que después estos lo hagan también con otras personas, ya que es una cadena».