Las catástrofes naturales, asignatura pendiente

Imagen reciente del desbordamiento del río Araxes en el polígono Usabal, tras las fuertes lluvias./IÑIGO ROYO
Imagen reciente del desbordamiento del río Araxes en el polígono Usabal, tras las fuertes lluvias. / IÑIGO ROYO

El Ayuntamiento trabaja en una guía metodológica junto con diferentes agentes para mejorar el nivel de adaptación del municipio a futuros sucesos naturales

ELENE ARANDIATOLOSA.

Cuando ocurre un desastre natural, son numerosos los agentes que se movilizan para intentar que la población afectada recupere la normalidad lo antes posible, pero no siempre es fácil conseguirlo. El Ayunamiento de Tolosa trabaja para mejorar el nivel de resiliencia ante diferentes impactos.

El proyecto se está llevando a cabo de la mano de investigadores de Tecnun, la Escuela Superior de Ingenería, subvencionado por la Sociedad Pública de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco Ihobe, y se está llevando a cabo una guía metodológica junto con agentes que trabajan en la gestión de este tipo de 'situaciones de crisis', como la Ertzaintza de Tolosa, Protección Civil, Ur Agentzia, los departamentos de Obras y Servicios, Medio Ambiente, Servicios Sociales y Política Municipal del Ayuntamiento, el Departamento de Salud, Cruz Roja de Tolosa, Gipuzkoako Urak, los bomberos de Gipuzkoa, así como la DYA de Tolosa. El objetivo de este proyecto es mejorar el nivel de adaptación y actuación del municipos de cara a futuros sucesos o catástrofes naturales que ocurren debido al cambio climático. «El nivel de resilencia mide la capacidad de cualquier sistema del municipio para resistir, adaptarse y recuperarse ante un gran impacto. En los últimos años, el 70% de los desastres naturales que han azotado la tierra han estado relacionados con el clima, el doble que hace veinte años, según los datos de la Organización de las Naciones Unidas», adelantan desde el consistorio.

Inundaciones y olas de calor

Para la mejora de ese nivel ha sido imprescindible, dicen, identificar los impactos que se prevé que puedan darse a causa del cambio climático. IHOBE ha analizado los riesgos más significativos, y según este análisis, los mayores daños materiales y personales vendrá como consecuencia de las inundaciones y las olas de calor.

Asimismo, se han analizado las infraestructuras críticas de Tolosa, es decir, aquellas que son necesarias para el funcionamiento de la ciudad, como por ejemplo, la energía, el agua, el transporte, las telecomunicaciones, el sistema sanitario, la educación... «En caso de que una de ellas deje de funcionar, influye en las restantes. Existe una dependencia mayor de la que se cree y existen posibilidades para que las demás también dejen de funcionar.

Se han analizado las infraestructuras críticas como el sistema sanitario, el agua, la energía, el transporte...

Ha sido imprescindible identificar los impactos que se prevé que puedan darse a causa del cambio climático

Los investigadores han puesto a los agentes ante situaciones extremas para conocer la respuesta de cada uno, comprobando la interrelación. La nieve, el fuerte viento, el desbordamiento del río Oria y el desprendimiento de tierra a causa de una ciclogénesis explosiva, o una posible situación de falta de agua y fuerte calor a causa de un mes de fuertes temperaturas y sequía podrían derivar en otros problemas que finalmente afectan a capas sociales más débiles.

«Esta sesión de trabajo ha tenido como objetivo darnos cuenta de la necesidad de estar preparados para hacer frente a situaciones extremas, conocerse entre los diversos agentes y actualizar la metodología y los protocolos, estamos seguros de que nuestro nivel de resiliencia mejorará con el ayuda de los técnicos de Tecnun y las aportaciones de los agentes participantes», añade la alcaldesa Olatz Peon.

 

Fotos

Vídeos