Jon Artigues Puyadena: «Mi novela habla de un mundo ficticio y cambiante en un contexto medieval»

Jon Artigues Puyadena posa con su novela./IÑIGO ROYO
Jon Artigues Puyadena posa con su novela. / IÑIGO ROYO

Ya está editado 'Los Profetas', primer libro de una trilogía de fantasía medieval que se presentrá en la casa de cultura

JUANMA GOÑITOLOSA.

Su pasión por el cine de fantasía y ciencia ficción le llevó a sumergirse en la literatura de este género. Tanto, que hasta se ha animado a escribir un libro, primero de una trilogía en la que aborda «un mundo ficticio y cambiante» dentro de un contexto medieval. El libro ya está a la venta y será presentado pronto en la casa de cultura, pero el autor ya nos avanza algunas de sus claves.

-¿De dónde le viene la atracción por el mundo literario de fantasía?

-A lo largo de mi época universitaria empecé a ver películas de fantasía y ciencia ficción. Me apasionaba el género, pero con el tiempo me di cuenta de que ver una película me sabía a poco. Empiezan y terminan en hora y media o dos horas. Por eso pasé de la pantalla al libro, pues una novela puede darte no horas sino semanas de entretenimiento.

«Me gustaría animar a los jóvenes a que empiecen a escribir sobre todo aquello que les inquiete»

-¿Cuáles han sido sus fuentes de inspiración, sus modelos a seguir?

-Recuerdo cuando empecé a leer a Asimov. Al principio me costó coger la rutina, pero una vez lo hice me di cuenta de lo ilimitada que puede llegar a ser la imaginación. Cuando terminé de leer 'Preludio a la Fundación', entendí la razón por la cual se le consideraba un genio en el género. A partir de ahí fui alternando ciencia ficción y fantasía medieval, hasta que decidí por fin dar el salto y ponerme a escribir.

-¿Cómo explicaría de forma sucinta el argumento de tu libro?

-La acción se sitúa en un mundo ficticio y cambiante, dentro de un contexto medieval. Nos centramos en las andanzas de cinco protagonistas, que verán como sus monótonas vidas dan un giro de 180 grados. Pero el problema es que no saben que un cataclismo está a punto de romper el equilibrio entre el orden y el caos. Azkena se acerca.

-¿Por qué plantea su obra como una trilogía?

-Podría extenderlo a cuatro obras, pero por alguna razón nos gusta el número tres. Aun así, a largo plazo, sí que me gustaría extenderlo a una saga de nueve libros. Podríamos denominarlo 'nonalogía', aunque tres trilogías, por lo ya mencionado, suena mejor.

«Cuando disfruté de Asimov me di cuenta de lo ilimitada que puede ser la imaginación»

-¿Por qué el título de 'Los Profetas'?

-Por dos razones: hace alusión de manera indirecta a personajes influyentes en la novela y, por otro lado, creo que tiene gancho.

-No es frecuente que gente joven como usted se anime a escribir un libro tan dilatado...

-Pues lo cierto es que yo quisiera animar a todos los jóvenes para que, al igual que hice yo hace unos años, empiecen a escribir aquello que les inquiete, aquello que les despierte curiosidad o simplemente les de rabia. Que expresen esas ideas y emociones en la escritura, y por supuesto, que lean. Pues un libro es como un compañero de viaje que, como ya he dicho, te acompaña durante días, semanas, meses...

-Trabaja como ingeniero. Sobre el papel, un campo muy alejado de la literatura...

-Me gusta trabajar como ingeniero. Ambos, la ingeniería y la escritura, son oficios. La diferencia es que cuando tu oficio es también tu afición deja de ser un trabajo, y eso es algo con lo que todos soñamos.