«Estamos abiertos a todas las personas que quieran aportar algo nuevo a la alubia»

El grupo de trabajo de jóvenes que conforman actualmente la Cofradía de la alubia de Tolosa.
/IÑIGO ROYO
El grupo de trabajo de jóvenes que conforman actualmente la Cofradía de la alubia de Tolosa. / IÑIGO ROYO

'Erein gurea dena' (siembre lo nuestro) es el lema que han escogido para este año Los miembros de la cofradía trabajan en el diseño y la organización de la Euskal Jaia

ELENE ARANDIA TOLOSA.

Quedan dos meses por delante, y aunque pueda resultar curioso, un grupo de jóvenes tolosarras continúa trabajando por y para la alubia de Tolosa. Hace dos años que la Cofradía de la alubia cerró un capítulo y dio comienzo a otro nuevo con un relevo generacional que ha conseguido rejuvenecer la alubia tanto por fuera como por dentro.

La 'savia nueva' está formada por un grupo de trabajo en el que cada miembro, partiendo de su profesión y habilidades, se ha encargado de desarrollar una labor determinada para trabajar en pro de la alubia, la cofradía y la gastronomía local.

Próxima reunión
El 23 de octubre a las 19.00 horas.
Comisión abierta a la ciudadanía
La Cofradía de la Alubia ha creado una comisión especial para recoger diferentes propuestas para diseñar y organizar la fiesta Euskal Jaia de este año.

Este año, la Cofradía de la alubia llevó a cabo el acto simbólico de la siembra en junio, pero no ha querido sembrar solo el grano, sino los valores transmitidos por las generaciones, donde la figura de la abuela ha tenido especial importancia. A diferencia de otras ediciones, este simbólico acto se llevó a cabo en el Tinglado y en pequeñas macetas, ya que debido a las incesantes lluvias de este año la tierra todavía se encontraba húmeda.

Esperan que la gente se anime a vestirse de artzai-andre sintiendo esta fiesta En junio se llevó a cabo el acto simbólico de la siembra en el Tinglado y en pequeñas macetas

'Erein gurea dena' ('Siembra lo nuestro') ha sido el lema escogido para este año, y visibiliza los valores que transmite la alubia, «más allá de ser un producto característico, que han sido transmitidos por las generaciones, donde la figura de la abuela ha tenido especial importancia», dicen.

La Cofradía de la alubia de Tolosa se creó a finales de 1989, aunque el primer capítulo tuvo lugar el 18 de febrero de 1990. Desde su nacimiento, su labor ha sido poner en valor un producto que no gozaba de tanto protagonismo en la última década del siglo pasado.

«La Euskal Jaia surgió fruto de una reflexión: ¿qué es la alubia para Tolosa? Ahí nos dimos cuenta que son muchas cosas; es euskera, es cultura, tradición, nuestros caseríos, gastronomía... y quisimos crear una fiesta que reuniera todos esos elementos, ya que la época de la recogida siempre ha sido motivo de fiesta durante la historia. Aprovecho la ocasión para comunicar que estamos abiertos a todas las personas que quieran aportar algo nuevo a la alubia», cuenta Imanol Zubelzu, miembro y representante de la cofradía.

Comida popular

El nuevo grupo de trabajo se encuentra trabajando a destajo en la organización de la tercera edición de la fiesta Euskal Jaia, y para ello, la cofradía ha creado una comisión especial abierta a la ciudadanía que realizará próximamente otra reunión de trabajo. A través de ella, buscan ponerse en contacto con las propuestas e ideas de la gente para incorporarlas y mejorar este día.

El objetivo principal de estos jóvenes es que en un futuro se cree de manera habitual un ambiente informal de la fiesta en el pueblo, de manera que sea la propia ciudadanía quien participe y aporte su personalidad a la misma. Así, esperan llegar a todo tipo de públicos, que la ciudadanía se anime a vestirse de artzai-andre sintiendo esta fiesta como parte de su historia, y que la música sea un elemento más y de engranaje de la fiesta.

Una de las opciones que se barajan es conseguir que la Euskal Jaia cuente con una comida popular el sábado, que se celebre en distintas sociedades gastronómicas de Tolosa y aunar el ambiente a través de la música. «El año pasado intentamos introducir a las cuadrillas en las sociedades, pero vimos que estaban limitadas en cuanto a espacio; algunas solo podían acoger a 20 personas. Veremos qué podemos hacer en este sentido, pero nos gustaría poder contar con ellas, ya que la alubia requiere celebrarlo en un cálido ambiente casero, que se puede lograr, por ejemplo, en una sociedad. Es invierno y creemos que el ambiente festivo tiene que ser distinto al del Día de las cuadrillas».

Pintxo pote temático

Pero, no es la única propuesta que se ha puesto sobre la mesa. Los cambios también llegarán para el capítulo de la cofradía. El nuevo grupo de trabajo ha querido dar un giro radical a este evento anual, trasladando el acto al viernes por la tarde, dejando de lado los nombramientos a nuevos «cofrades» y abriéndolo a la ciudadanía de una manera «más atractiva», dentro de un programa que comenzaría el miércoles con las jornadas gastronómicas Pul-pul.

«Es probable que nos inclinemos por el tema de la salud. El jueves, tenemos pensado realizar una actividad conjunta con la hostelería, como puede ser un pintxo pote temático relacionado con la alubia; el viernes, las actividades continuarán con una edición del capítulo donde estamos trabajando para traer a varios personajes conocidos. Creemos que el término cofrade ha quedado obsoleto y hemos decidido cambiar de dinámica. El programa concluiría con la Euskal Jaia del sábado, que llegará con muchas sorpresas», cuentan los miembros de la cofradía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos