Las veinticinco posibles vidas de Gartxot

Las fotografías a tamaño real protagonizadas por el andoaindarra Gartxot Arregi ilustran las distintas maneras de ganarse la vida que hubiera podido elegir./
Las fotografías a tamaño real protagonizadas por el andoaindarra Gartxot Arregi ilustran las distintas maneras de ganarse la vida que hubiera podido elegir.

Gartxot Arregi presenta una muestra fotográfica sobre las diversas formas de ganarse la vida que hubiera podido elegir en el País Vasco

ELENE ARANDIA

El siguiente protagonista basa su nuevo trabajo 'Bizibideak' (Ganarse la vida) en la afirmación del economista Branko Milanovic de que «el lugar de origen puede repercutir en más de un 50% en los ingresos, el 20% de quién sean los padres, y solo luego viene el esfuerzo, la suerte, la raza y el género».

'Bizibideak - Ganarse la vida'. Exposición de la colección fotográfica compuesta por veinticinco autorretratos del andoaindarra Gartxot Arregi con los que quiere mostrar las distintas maneras de ganarse la vida que hubiera podido elegir en el País Vasco. El autor invita al espectador a la reflexión sobre la empatía hacia las profesiones y retratos, así como la «libertad de elegir» las maneras de ganarse la vida.

Dónde y cuándo. En el palacio Aranburu, hasta el 4 de marzo, en horario de martes a sábado, de 17.30 a 20.30 horas. La entrada es gratuita.

Abierta hasta el 4 de marzo, la muestra fotográfica de Aranburu pretende «dejar de lado los prejuicios» y se centra en fomentar en el espectador la reflexión sobre la «libertad de elegir» las diversas formas de ganarse la vida que tienen los euskaldunes.

Gartxot llevaba tiempo pensando trabajar este tema en alguna de sus facetas como aficionado a la fotografía y la intervención artística en espacios públicos. «Durante diez años trabajé en una fábrica y después de dejarlo comencé a pensar, a dudar sobre en qué podría trabajar, cómo podría sacar mi vida adelante. Estos últimos años, el mundo laboral ha empeorado completamente, está sumergido en una gran precariedad, lo que le convierte en un tema que está a la orden del día, y hace que estemos obligados a ganarnos la vida de muchas maneras», señala el artista. A su vez, recalca que tenemos responsabilidad de en «la libertad de elegir».

Inmediatamente, se puso a reflexionar y a trabajar sobre los conceptos 'trabajo', 'oficio', 'profesión' y sus diferencias, hasta que finalmente encontró en el término 'forma de vida' la «fiabilidad» que buscaba para desarrollar su idea inicial. «Es un término que consigue englobarlo todo. La forma de vida que escogemos repercute en el modo de vida de cada uno, en las relaciones con nuestra familia y amigos, el hogar, la sociedad, las tradiciones... por lo que esta puede ser su consecuencia», cuenta Arregi.

La exposición, que fue presentada en octubre de 2015 en Bastero de Andoain, se compone de veinticinco autorretratos en tamaño real situados en diferentes puntos de la sala de exposiciones. «A la hora de seleccionar las profesiones lo hice con total libertad. Desde el principio tuve clara la idea de trabajar el concepto 'forma de vida' de manera neutra. Pienso que muchas de las profesionales que se pueden ver son habituales en Euskal Herria, y otras, en cambio, son más globales. Por ejemplo, la mayoría de la gente de mi generación queríamos ser profesores o bomberos, atraídos por las buenas condiciones de trabajo, y esa razón es suficiente para decantarse por estas formas de vida».

Al preguntarle sobre la suya, Arregi responde que «todavía» no ha optado por la mayoría de opciones, aunque en algún momento de su vida han sido su forma de ganarse la vida. «Todavía tengo tiempo, y viendo la época que nos está tocando vivir, creo que tendré que escoger más de una».

 

Fotos

Vídeos