El queso Idiazabal, protagonista en su pueblo

El queso Idiazabal, protagonista en su pueblo
I. Royo

Pedro Katarain y María Azaldegi del caserío Aritzeder fueron homenajeados por su labor como pastores

M.C. ELORZA

Idiazabal se vistió de gala para celebrar una de las citas festivas más importante de la localidad, la Feria del Queso Vasco. Cientos de personas aprovecharon la soleada jornada para acercarse hasta la localidad y participar en los numerosos actos y actividades organizadas a lo largo de la mañana de ayer. La feria reunió a 29 productores de queso con Denominación de Origen Idiazabal y Ossau Iraty, que dieron a probar sus productos al público.

El exquisito manjar fue el foco de atención no solo de la jornada de este domingo, sino de un fin de semana completo en el que se podrían mencionar a muchos protagonistas. Entre ellos, Pedro Katarain y María Azaldegi del caserío Aritzeder, por toda una vida entorno a su rebaño y a la elaboración del queso que tanta fama ha dado a su pueblo. Los veteranos pastores se mostraron emocionados y muy agradecidos por ser agasajados por un oficio que se convirtió en su vida.

Mientras unos pastores recibían el merecido homenaje, otros seguían haciendo lo que mejor se les da: hacer queso. Grandes y pequeños no perdieron detalle del proceso de elaboración que corrió a cargo de los hermanos Aranburu.

Precisamente, uno de sus quesos, elaborado en sus instalaciones, fue el premiado por el jurado popular. El proceso de elección del mejor queso de ayer se llevó a cabo a lo largo de la mañana y los participantes pudieron degustar un buen número de ejemplares provenientes de diferentes queserías. J. Aranburu del caserío Ondramuño de Idiazabal se hizo con el máximo galardón, mientras que el segundo premio fue para la quesería Mausitxa de Elgoibar, el tercero, para Goiburu de Idiazabal, el cuarto para Albi de Arruazu y el quinto para Bostibieta de Legutio. Otro de los momentos más esperados de la feria de Idiazabal es el paso del ganado, encabezado por una yegua que porta el material que el pastor necesitará en su estancia en la txabola de montaña. Trikitilaris y panderojoles fueron los encargados de animar la mañana de feria de Idiazabal.

Mientras, en el parque de Txomenane se pudo ver a tres jóvenes esquilando las ovejas. Cada uno utilizó una técnica diferente. En esta ocasión se tuvo que lamentar la muerte de uno de los animales.