Viviendas en alquiler en Floreaga

Iñaki Dubreuil, José Miguel Santamaría y Pablo García Astrain ante el edificio de Floreaga. / MARIN
Iñaki Dubreuil, José Miguel Santamaría y Pablo García Astrain ante el edificio de Floreaga. / MARIN

El departamento de Vivienda del Gobierno Vasco pretende licitar las obras el próximo año

ORDIZIA

Lo que son las cosas. Aquel empeño municipal que le llevaba al Ayuntamiento en junio de 1994 a firmar un convenio con el departamento de Urbanismo y Vivienda del Gobierno Vasco por el que, ambas administraciones acordaban cooperar al objeto de poder construir 59 nuevas viviendas de promoción pública en el municipio; 27 en San Juan, repartidas en tres bloques a ubicar en la calle Floreaga, y 32 en Majori (calle Txindoki), dio paso, por lo que al barrio de San Juan se refiere, al replanteamiento residencial de todo este entorno, que tras un larguísimo proceso de negociación con los propietarios, desvío de la red de alta tensión, eliminación de la subestación eléctrica, y un largo etcétera, en octubre del 2008 asistía a la llegada de la excavadora, que daba comienzo a las obras de urbanización de la barriada, que año y medio más tarde facilitaba la construcción de los primeros bloques de viviendas, proceso que desde entonces ha tenido su continuación y que, a día de hoy, acoge en este barrio una gran zona residencial.

Pues bien, mientras las viviendas previstas para la calle Txindoki se levantaron, las 27 de Floreaga todavía no se han construido. Entre idas, venidas y desencuentros, la actual corporación retomaba el tema y hace ahora un año, el director de Vivienda del Gobierno Vasco, Pablo García Astrain, visitaba la localidad para conocer la cuestión.

Veinticinco años después, las cosas han cambiado tanto que las personas que demandan una vivienda, reclaman, por un lado pisos de menor tamaño, y por otro en alquiler, en lugar de en propiedad.

Así las cosas, el departamento de Vivienda, merced al acuerdo que está tramitando y firmará en breve con el Ayuntamiento, construirá sobre la misma parcela de 2.600 metros cuadrados de suelo de propiedad municipal en San Juan, como estaba previsto, tres bloques de viviendas, si bien en lugar de 27, serán 36 domicilios, todos ellos de promoción pública: 24 en régimen de alquiler general y 12 en régimen de alquiler social. A este respecto, García Astrain insistía en que el Servicio Vasco de Vivienda, Etxebide, ha asistido en muy pocos años a un cambio radical de la demanda por el que, ahora, un 80% de las solicitudes reclaman pisos en alquiler social y un 20% en propiedad. Un empeño en el que está comprometido e inmerso el Departamento que en estos momentos cuenta con más de 13.000 viviendas en alquiler, esfuerzo con el que pretende enfriar el mercado libre.

Así las cosas, a pie de barriada, el director de Vivienda del Gobierno Vasco reseñaba que las obras y licitación las llevará a cabo el departamento de Vivienda a través de la sociedad pública Alokabide y del programa Bizigune. Si todo discurre según lo previsto, la licitación de las obras tendrá lugar el próximo año, y las viviendas serían realidad para el 2022.

Los tres bloques a levantar constarán, cada uno de ellos, de planta baja más tres plantas en las que se distribuirán doce viviendas, cuatro por planta. La superficie media por vivienda será de 60 metros cuadrados. El total de la inversión es de 3,8 millones de euros.