Velada con marchamo ordiziarra

El púgil ordiziarra, Ander Bricio Aramburu./
El púgil ordiziarra, Ander Bricio Aramburu.

La cartelera festiva anuncia el debut en categoría amateur del boxeador ordiziarra Ander Bricio Aramburu

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

La historia del boxeo, con presencia de púgiles ordiziarras, en la localidad está muy cerca de ser centenaria. Una historia muy pegada en sus inicios a los días de esplendor de este deporte y a la de los mitos mundiales de los años 30 de la pasada centuria, arranque que tuvo su continuidad durante las siguientes décadas y que en Ordizia asiste a la pervivencia del gimnasio del Boxing hasta el comienzo de la década de los 70.

Nombres de leyenda del cuadrilátero que sin duda, a través de la radio, y posteriormente del cine y por supuesto del No-Do, no pasaron desapercibidos para buen número de los jóvenes de aquellos días.

De entre los primeros, Luis Ibáñez, posterior, Eugenio Arana, su inseparable, Alejandro Ormazabal, afición que compartían con otros ordiziarras como Juanito Sarasola, Ramírez, Dióscoro Alonso 'Corín', Raimundo Garate, etc.

Una afición que fue creciendo y sobre todo afianzó un poso que sedimentaba y ya en los primeros días de 1950 llevaba a un grupo de entusiastas; Pablo Gaona, Pedro Ayerbe, Antonio Carrión, Luis y Máximo Ibáñez, Pedro Ormaetxea, Paco Olano, etc, a convencer a Mariano Galarza, mecenas pro ordiziarra, a crear la sociedad Boxing Ciclo Club para impulsar dos deportes en boga, el boxeo y el ciclismo. Sociedad que inicialmente tuvo como sede, hasta contar con local propio, el bar Aldasoro. Tras este arranque, el 24 de julio de 1952, el Boxing organizó la primera velada, que desde entonces no ha faltado a su cita con las fiestas santaneras.

Veladas que han contando con lo mejor de lo mejor y un hecho tan significativo como el debut del mismísimo José Manuel Ibar 'Urtain', el 24 de julio de 1968, con el ring instalado en el campo Arana.

Pero además de las veladas, el Boxing contó con su propio gimnasio, al principio, de mala manera por el escaso espacio, en uno de los almacenes de la fábrica de Bilore, que coronaba el campo Arana, para de aquí pasar, en mejores condiciones al que quedó ubicado en el bajo del primitivo edificio de Bekoetxe; la casa colindante con la Arboleda, con acceso desde Txakurtxulo.

De entre los primeros preparadores, el propio Luis Ibáñez, al que pronto siguió Eustaquio Sampedro, sin duda el que más tiempo y entrega dedicó.

De la primera hornada del Boxing salieron el lazkaotarra Ortega, los beasaindarras Saavedra y Juanito Rodríguez. En la siguiente promoción aparecen ya Pepe Caballero, posterior Pedrito, José González, Nicolás Aramendi 'Barrabás', Tinito Caballero, Manolo Fabián, y un larguísimo etcétera que llega hasta mediados de la década de los 70. Últimos días del gimnasio de los que son testigo ordiziarras como Gil o Jimeno y del beasaindarra, de adopción, Francisco Romero 'Kiko'.

El año pasado, buena parte del grupo, que, desde tiempo atrás, practicaba wushu, en el polideportivo Majori, y le dio la bienvenida al boxeo clásico, y optaba por constituir 'Ordiziako Punch Boxing Kluba' y por supuesto federarse. Arranque, en condiciones de mínimos, eso sí plagado de ilusión que desde entonces les ha llevado a sus componentes a participar en varias exhibiciones.

Con ese sólido poso y en esta trayectoria de recuperación en la villa del arte del cuadrilátero, el Boxing, organizador de la velada santanera, se muestra más que satisfecho al incluir en el cartel del festival de este año, al ordiziarra Ander Bricio Aramburu, que debuta, en combate oficial, en el campo amateur.

El último púgil ordiziarra en debutar en la velada santanera fue Juan Ramón de Pablo, primer combate que afrontó el 24 de julio de 1989.

Deporte muy técnico

A sus 24 años, Ander Bricio reseña que desde niño su opción deportiva ha estado ligada a las artes marciales y que hace 5 años empezó a practicar wushu en Majori y en el contexto, hace 3, boxeo clásico, deporte con el que se muestra encantado. «Es muy técnico», insiste.

«Me entrena Anartz Azkarraga, arrasatearra de cuna, ordiziarra de adopción. He participado en las tres exhibiciones que ha ofrecido el club local pero creo que es hora de dar un paso adelante. Las circunstancias han querido que tuviera opción de participar en la velada del próximo viernes, día 20, en el que va a suponer mi debut como amater, y no lo he dudado. El trabajo está hecho. La base de la labor asentada en; constancia, dedicación y empeño. Estas semanas previas estamos entrenando a tope, me encuentro muy animado, con los pies en el suelo, consciente de que supone una oportunidad».

A su favor, sobre la lona, la rapidez. No quiere poner la vista más allá de su debut en el superligero, 3x3, ante un púgil de Barakaldo.

Temas

Ordizia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos