Los vecinos desalojados por el incendio podrán entrar hoy de nuevo a ver sus casas

Los bomberos se afanaron en apagar cuanto antes las llamas que afectaron al número 8 de la calle Maribaratza. / FOTOS MARIN

Ninguno de los afectados por el incendio del número 8 de Maribaratza sufrió el menor percance físico

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

El incendio que se registró ayer en el alero que da a la calle Goiherri del número 8 de la calle Maribaratza, poco antes de las 11.30 de la mañana, provocó un gran susto en el seno de la localidad.

Las llamas afectaron a un edificio centenario de estructura de madera, con un bajo más cinco alturas que, con las primeras llamaradas, generó una gran humareda que alertó e hizo salir de casa a más de un vecino de la cercana vía de Urdaneta. Ninguno de los vecinos sufrió el menor percance físico.

El fuego enseguida se coló por el tejado y costó sofocarlo. En previsión de males mayores, las autoridades reclamaron el refuerzo de los miembros de los parques de bomberos de Tolosa y Legazpi. Entre los vecinos del barrio existía el convencimiento de que el hecho de que los bloques anterior y posterior, es decir, los números 6 y 10, sean de hormigón, ayudó.

Con todo, hubo tiempo para desalojar con prisa pero de manera ordenada el inmueble más los adyacentes, pero no para retirar los vehículos aparcados a pie de acera, y fueron los que quedaron aparcados a su altura en la calle Gohierri los que recibieron el impacto de tejas y cascotes que iban cayendo. Numerosísimos ordiziarras siguieron la actuación de los equipos de emergencia.

Superado el primer susto, el Consistorio afrontaba con agilidad la situación y se ponía a disposición de los vecinos, a los que, dada la hora, les ofrecía un almuerzo en el momento de la comida y alojamiento.

De las 24 viviendas afectadas, 20 están habitadas, si bien no faltaban quienes estaban disfrutando de la Semana de Pascua y que no han podido evaluar aún los daños en vivo. La mayoría de los moradores del bloque optó por llevar a cabo el realojo provisional en casa de familiares.

En la primera inspección técnica ya se efectuó la orden de desalojo. El piso más afectado fue el 5ºC, en el que vive una persona mayor, sola. Ayer por la tarde hubo una visita de 10 minutos para recoger la documentación y lo más indispensable. Y también hubo tareas de limpieza y desescombro para evitar que los daños fuesen a más. Hoy al mediodía podrán entrar de nuevo en sus hogares.

Los más recientes

Aún no ha pasado tanto tiempo de los incendios que se produjeron en el caserío Zabale en 2008, en el Hiper Eroski en 2016, y en el bar Txindoki y a continuación en la vivienda situada justo en el piso superior en 2014, año que anotó varios episodios más, ya que el fuego actuaba en el garaje comunitario del número 40 de la calle Filipinas (San Juan) y ocasionaba importantes desperfectos en Ikaslan.