Repaso a la historia del Ayuntamiento

Diseño de Alejo de Miranda y adecuación de Pedro Ugartemendia, la Casa Consistorial es de 1832. /  MARIN
Diseño de Alejo de Miranda y adecuación de Pedro Ugartemendia, la Casa Consistorial es de 1832. / MARIN

Los historiadores Nerea Iraola y David Cano ofrecen el sábado una charla y visita guiada a la Casa Consistorial

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

La magnífica programación organizada con motivo de la celebración del 750 aniversario de la villa está sirviendo para asistir a una amplia visión sobre el pasado, el presente y el futuro de la localidad.

Un programa denso, donde los haya, a veces solapado, que este sábado se detiene para proponer una visita guiada a la Casa Consistorial.

Cuestión a la que Serapio Mujika y Carmelo Etxegaray le dedican un amplio apartado en la 'Monografía Histórica de Villafranca' quienes de salida apuntan que el Ayuntamiento se reunía ya en 1511 en la casa torre de Muxica 'Torrea' si bien al no ser de propiedad municipal no era ubicación de su gusto, a la vez que de pago, lo que le llevó a disponer la construcción de una torre pública, que estaba ya concluida para 1516, que se destinaba a cárcel y a casa concejil. La construyó Domingo de Albisu, vecino de Ezquioga, maestro ladrillero a quien se pagaron 38.916 maravedíes.

Un gasto que la villa presentó para su contribución a las localidades incorporadas a su jurisdicción al entender que la casa se había levantado en beneficio de todos porque hasta entonces las reuniones habían tendido lugar en 'casa particular' a lo que se negaron.

En 1546 se levantó, de nuevo cuño, la torre y la cárcel, edificio que en los años siguientes asistió a obras de mejora. Casa que con el paso de los años llegó a albergar numerosos servicios.

«Esta multiplicidad de usos suele ser, con frecuencia, causa de averías y desperfectos. Cuanto más heterogéneos sean los servicios á que un local se destina, más difícil se hace cuidarlo con esmero. Así ocurrió el año de 1794 con la Casa Consistorial de que venimos hablando. El 4 de Enero de aquel año llegó a Villafranca una compañía de artillería, procedente de Segovia de paso para Irun, y fue alojada, como de costumbre, en la Casa Concejil, por hallarse allí los cuarteles. La tropa se mostró por ello bastante descontenta, porque hubiese preferido instalarse en casas particulares. «Sea á consecuencia de este desagrado, como entonces se supuso, no sabemos si con motivo ó sin él, sea por otra causa, es lo cierto que la misma noche ardió en pompa la Casa Consistorial, con sus cuarteles, matadero, carnicería y alhóndiga, escuela y habitación del maestro, á pesar de los esfuerzos que para atajar el incendio se hicieron por el vecindario y la tropa comandada por el subteniente don Manuel de Velasco, el edificio en que se encontraban establecidos los principales servicios de carácter municipal, quedó reducido a cenizas», reseñan Mujika y Etxegaray.

La construcción de la nueva Casa Consistorial pasó por largas vicisitudes. El 17 de junio de 1797 el Ayuntamiento encargó el diseño del nuevo edificio a Alejo de Miranda, arquitecto de la Academia de San Fernando, diseño que consideró excesivamente caro. El 4 de abril de 1826 solicitaba al arquitecto Pedro Manuel de Ugartemendia que, respetando las líneas esenciales del proyecto de Miranda, suprimiese todo lo que no fuese necesario para su solidez y hermosura.

La propuesta, dentro de su modestia, respondía a la severa austeridad del estilo neoclásico, del que Ventura Rodríguez, Silvestre Párez y sus discípulos dejaron no pocas muestras en Gipuzkoa, entre ellas, la antigua Casa Consistorial de San Sebastián, levantada según la traza y planos de los mismos arquitectos que intervinieron en la construcción de la de Ordizia, esto es, Miranda y Ugartemendia. Consta que para el año 1832, la actual Casa Consistorial era ya una realidad.

Un edificio que en su devenir y hasta su rehabilitación, años 2008-10, fue de nuevo multiusos; vivienda, acuartelamiento provisional, cárcel (La perrera), sede de la Policía Municipal, del servicio telefónico, etc. Los historiadores, Nerea Iraola y David Cano (Gure Iragana Taldea) son quienes cuentan con la información más reciente al respecto. Y así las cosas, este sábado a las 12 del mediodía en la propia Casa Consistorial van a ofrecer la charla 'La historia del Ayuntamiento de Villafranca' más la correspondiente visita guiada.