La rehabilitación del número 10 de la calle Elkano reclama mantener la fachada principal

La rehabilitación del número 10 de la calle Elkano reclama mantener la fachada principal

El viejo edificio empezó a desmantelarse en mayo para instalar un armazón y asegurar la estabilidad y verticalidad de la fachada

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

Dejado atrás el más que susto de la crisis del 2008, la construcción, en concreto la edificación de vivienda, un importante indicador del momento de la actividad económica, coge brío en el municipio. Además de los bloques que se levantan en San Juan, la piqueta está asistiendo a la renovación de edificios totalmente anticuados, en el entorno urbano más céntrico; calle Elkano, popularmente Asto kale, en Urdaneta, junto a la Puerta del Sol, números 4-6, como referencia, sede de la que fue Ferretería Alonso.

Enfrente, el número 5, se encuentra a punto de asistir al pistoletazo de salida, edificio del que su último morador fue el comercio 'Bolsos Arana' y un poco más abajo, en el número 26, rehabilitación, en marcha, del edificio que acogió al establecimiento Gráficas Urdaneta. Todo ello sin perder de vista el levante de nuevas propuestas, en el ámbito del sector servicios, como el hotel que surge en la calle Filipinas. Compendio al que hay que sumar el nuevo inmueble que acaba de alzarse, a punto de ser habitado, en Araba, 2.

En el 'Estudio urbano', de la localidad, del que es autor Patxi Garmendia 'Mendigar', el historiador destaca como aspecto importante en el devenir de la villa, su situación estratégica en el valle del río Oria, paso natural por el que discurre una de las rutas del Camino de Santiago; Bayona-Burgos, y enlace; camino real, de la Meseta con Europa.

Contexto histórico que, echando la vista atrás, le lleva a Alfonso X El Sabio a levantar una villa murada en «aquel logar que llaman Ordizia», muros a cuyo resguardo crece la trama urbana de la localidad.

Demolición de murallas

Plano elíptico cerrado que asiste a su primer gran cambio a partir de 1876, año en el que comienzan a demolerse las murallas. Este es el momento en que se empieza a gestar la expansión urbana de la villa, en primer lugar con la aparición de calles que extramuros, siguen y dibujan, prácticamente en paralelo, el trazado de las murallas; calle Ordizia, plaza de Garagarza, calle Euskal- Herria, Etxezarreta, escalera de Arteaga y calle Juan de Amezqueta. Y a partir de ahí, el crecimiento urbano; el ensanche, se acomoda a comienzos de la pasada centuria, a lo largo del eje de la entonces carretera general, Madrid Irun, es decir y por este orden, por las calles Urdaneta y Filipinas.

De entre todas las obras, en este apartado de edificación de viviendas, en marcha o dispuestas a hacerlo en breve, sin duda resulta diferente la que atañe, en el casco histórico, al número 10 de la calle Elkano (Asto kale), renovación que debe contemplar y asistir al mantenimiento de la fachada principal, que da a la Plaza y a la propia calle.

Apunta Unai Sanz, promotor de la iniciativa, que la casa ya estaba construida para el año 1900, un bloque de tres alturas, bajocubierta, más un local comercial y una pequeña bodega, que levantó Teodoro Munain. Un edificio, que desde el punto de vista de la accesibilidad presentaba siete escalones, de obligado paso para poder llegar al portal, y a partir de ahí seguir subiendo, y tres, en una de las entradas al local.

Edificio que en el bajo, un pequeño local, dio la bienvenida a comienzos del siglo XX a toda una rabiosa novedad, el primer cine que acogía el municipio, promovido por el propio Teodoro Munain. Toda una revolución y primeros días de imágenes en movimiento, blanco y negro y sin sonido, a menudo acompañadas por un pianista, que brindaban breves historias, que a modo de episodios, concluían con un 'continuará'.

Estreno de Domingo Unanue

Cine que languidece con la inauguración, en 1928, del Teatro cine Echezarreta, en alusión a su promotor, el legorretarra Juan José Echezarreta, hoy Herri Antzokia, edificio modernista que representa la primera construcción del arquitecto ordiziarra Domingo Unanue.

Del local de Elkano 10, pasó a hacerse cargo la familia Katarain, en el que durante cuatro décadas, y en gran manera Jesús, estuvo al frente de la popular 'tienda de las batas' estableciendo que ya en esta última etapa dio cabida al 'todo a cien'.

Elkano, 10, techo, a su vez, de la saga de los Sanz Roa, Etxezarreta Sanz y los Sanz Lekuona. Primer Sanz, Juan, cartero segoviano, que llega a Ordizia en los últimos días del siglo XIX. Precisamente su hijo, también Juan (Sanz Lasa), se casa con Ana Munain, nieta de Teodoro, y establecen su residencia en esta casa.

Por lo que al edificio respecta indicaremos que dadas las condiciones que le acompañan comenzó a desmantelarse a principios del pasado mes de mayo. Una tarea lenta y semiartesanal que conllevaba la labor de instalar un armazón de tubos en su interior al objeto de asegurar la estabilidad y verticalidad de la fachada principal (arriostrar). Tarea que ya ha concluido, y que da paso a que una excavadora retire el escombro. A partir de ahí, hueco para las zapatas y tiempo para empezar a levantar la estructura. Surge un moderno edificio de tres alturas más bajocubierta, 10 viviendas, bajo comercial y siete garajes, edificio que está previsto concluir para finales del año que viene, y que sus promotores barajan bautizar como 'Teodoro Enea'. Actualización y puesta al día en el entorno de la Plaza que parece puede tener continuidad en el vetusto bloque colindante.