Propuestas para las obras de Majori

Miembros de la Mesa de Infraestructuras Deportivas durante la presentación de sus propuestas. /  MARIN
Miembros de la Mesa de Infraestructuras Deportivas durante la presentación de sus propuestas. / MARIN

La Mesa de Infraestructuras Deportivas plantea diferentes actuaciones para la segunda fase

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

Aunque les costó coger velocidad de crucero, las obras de la primera fase de renovación del polideportivo Majori, echaron a andar el 19 de noviembre del año pasado. Primera fase, que cuenta con un presupuesto de 2.833.490 euros y un plazo de ejecución de 18 meses, etapa centrada en la que se ha dado en llamar, zona seca, es decir el interior de Majori, excepción hecha de la piscina cubierta.

Esta primera fase viene a dar respuesta a la fuerte demanda de servicios como vestuarios, gimnasio, nuevas salas para habilitar espacios que amplíen la oferta deportiva. A la distribución de los espacios existentes, que no permiten atender convenientemente las actividades más demandadas, como spinning, aerobic, pilates, judo, zumba, etc. A unos recorridos internos que no son claros ni intuitivos, a una comunicación vertical no adecuada y a un serio problema de accesibilidad, de modo que se pueda acometer la futura renovación de la zona de las piscinas (segunda fase) con lo que gradualmente se conseguirá la renovación total.

Llegan ahora las propuestas que a la hora de afrontar la que será segunda fase, propone la 'Mesa de Infraestructuras Deportivas' constituida por una veintena de personas del ámbito político, usuarias del polideportivo, representantes del Consejo de Deportes (clubes y deportistas) y técnicos municipales. Mesa que en cuanto a las piscinas, propone, para la interior, incluir tres piscinas: la grande, con 8/10 calles, y la posibilidad de que se pueda ver tras una cristalera. Una piscina mediana, con 4 calles y con una escalera y rampa para facilitar el acceso, y una pequeña piscina infantil.

La Mesa plantea la posibilidad de de que al celebrar competiciones en la piscina grande puedan estar presentes los usuarios habituales en el resto de la zona. Solicita encauzar la iluminación natural al máximo, una zona centrada para socorristas, un espacio cerrado de atención con camillas y una fuente de agua. Además, ha acordado que sea obligatoria la posibilidad de acceder desde la piscina interior a la exterior por la zona húmeda.

A esta instalación le acompañan vestuarios, taquillas, almacén, y la zona de la sauna, compuesta por una sauna seca, sauna húmeda, duchas de contraste, tumbonas/bancos, y pozo de agua fría.

Por lo que a las piscinas exteriores se refiere, la pileta de fuera deberá tener una parte lúdica, pero también tendrá que disponer de una parte de tres calles como mínimo para nadar. Para aumentar la escasa superficie de la zona verde, las cubiertas del nuevo edificio, además de ser planas y útiles, permitirán su uso como solarium. Habrá zonas de sombra. En la medida de lo posible, el suelo estará preparado para poder andar descalzo.

La Mesa ha analizado y concretado los espacios auxiliares de la zona deportiva. Así, para la pista o cancha principal entiende que se requieren 4 vestuarios para equipos y 2 para árbitros. Plantea cerrar varios espacios para guardar material, contar con varias salas o despachos, etc. Segunda fase cuya redacción del proyecto acaba de salir a concurso.

Si todo discurre según lo previsto, la agenda mantiene sus previsiones. La zona verde de la piscina exterior, la propia piscina, y la cocina del bar, estarán acondicionadas para la campaña de verano, que echa a andar el 15 de junio.

El gimnasio de Majori volverá a abrir sus puertas el próximo martes. El nuevo gimnasio que surge en el cubo estará a disposición de los usurarios entre agosto y septiembre. La cancha del cubo se abrirá en noviembre, mes en el que volverá a estar disponible la pista de atletismo, una vez se retire la grúa. La nueva superficie de hierba artificial de Altamira se encuentra en fase de adjudicación.