El primer equipo del Ordizia KE da por bueno el empate ante el Bermeo

DV ORDIZIA.

Al primer equipo del OKE, el Ordizia Landu, se le atragantó el Bermeo y eso que tuvo, una vez más, ocasiones de gol, sobre todo en la segunda parte. Lo cierto es que la fortuna no quiso colaborar con la escuadra urdiña porque, por ejemplo, el primer gol visitante (minuto 7) fue un regalo. Un defensa local intenta despejar el balón con tan mala suerte que el esférico le pega a un compañero, quien en lugar de optar por alejar el peligro se queda con el esférico, que acaba por llevarse un contrario para marcar el 0-1.

Justo a continuación Santamaría saca de banda, Iparragirre peina hacia atrás y Gartzia la echa fuera. En el 23' los de Unai Mendia contaron con una nueva ocasión. Unanue saca una falta y al despejar un defensa visitante, el balón se va fuera rozando la base del poste. En el 40' un jugador del txoko dispara a puerta y un defensa vizcaíno corta con el brazo sin que pasara nada. En el 44' Santamaría saca de banda y un jugador local echa fuera el balón. En el 47' tuvo lugar una desgraciada jugada para los intereses urdiñas. Santamaría saca de banda, remata Gartzia al poste, contrataque visitante, los vizcaínos se van por velocidad y marcan el 0-2.

En el 54' centro al punto de penalti, remata Kepa Jauregi y el balón da en la base del poste. Diez minutos más tarde, Altuna en la boca de gol acorta distancias; 1-2. Diez minutos más tarde, nueva oportunidad para el Ordizia, pase en profundidad sobre Aratz, este le pasa a Oskar Erauskin y el cuero se va fuera por muy poco. En el 90' de nuevo Aratz centra al punto de penalti, remata Iparragirre y el portero enviaba a córner cuando se colaba. Y en el 92', en un barullo, Regil empataba; 2-2. Resultado que cabe dar por bueno.

Jugaron: Arruabarrena, Santamaría, Jauregi (Raúl Erauskin), Antxon, Unanue (Oskar Erauskin), Ormaetxea, Altuna, Beñat, Gartzia (Aratz), Iparragirre y Regil.

En esos instantes finales, el árbitro expulsó, con roja directa, a Ormaetxea por derribar a un jugador visitante que se escapaba. Llamativo que no amonestara al portero del Bermeo porque cada vez que sacaba de puerta salía hasta las proximidades de la 'bombilla' del área grande.

Por su parte, el Primera Regional revalidaba su magnífico arranque liguero en Bergara, donde, en un duelo de filiales, se imponía por un claro 0-2. Los de Goiko y 'Txikirrin' se diría que hicieron los deberes en el primer tiempo ya que se fueron al descanso con el que a la postre sería el definitivo resultado, 0-2 (goles marcados por Rivera, el segundo de penalti). Tras el descanso, los ordiziarras supieron nadar y guardar la ropa y el marcador ya no se movió. Resultado que con un partido disputado menos sitúa a los del txoko como líderes en solitario, escuadra que prepara la visita de este fin de semana del Urola, tercero en la tabla.

El Juvenil de Honor regresaba de Bergara con una derrota, 1-0, que no hizo justicia al desarrollo del partido. Los anfitriones se adelantaron en el marcador en el 37' y aunque los de Enrike Martín y Axier Jauregi tuvieron ocasiones, éstas se fueron al limbo. El resultado más justo hubiese sido un empate, pero, así las cosas, sin goles no hay puntos.

El Primera Juvenil lograba una oportuna victoria ante el Segura; 3-2 (Peñalver 2 y Barros). Buena primera parte de los de Txuku y Larra que concluía con un prometedor 2-1, y una segunda más nivelada y condicionada por un fuerte aguacero.

El Cadete de Honor puso a buen recaudo su portería en su visita al Anaitasuna, pero no consiguió marcar. Ambos conjuntos tuvieron opciones de anotar pero las defensas abortaron todas las oportunidades.

Baloncesto

Arranque liguero para el júnior masculino, que afrontaba con dos jugadores de segundo año, ocho de primero y dos refuerzos del equipo cadete su debut, lejos de Majori, ante el Ganbara. Los andoaindarras se encontraron con un Ordizia fresco en ideas, intenso en la defensa al hombre, y bastante eficaz en el 'pressing' que realizó en toda la cancha. Si a esto sumamos la fluidez del balón en ataque, las rápidas transiciones defensa-ataque y el buen porcentaje de cara a la canasta rival, el triunfo estaba garantizado. Al final del encuentro el marcador indicaba un claro 21 a 65. Sin duda, brillante comienzo para el equipo que dirige Mikel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos