El primer equipo de basket plantó cara en su visita al Mondragon Unibertsitatea

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

El primer equipo de baloncesto, el Ordizia Basoa Banaketak visitaba en esta decimoséptima jornada de la liga EBA al Mondragon Unibertsitatea, cuarto con 11 partidos ganados de 16 disputados. Equipo que, como apuntábamos, se ha reforzado esta temporada con jugadores procedentes del entorno del Baskonia, bien acompañados por el resto de la plantilla. Había que prestar especial atención al estadounidense Zachary David Kirshbaum, a Daniel Lorenzo y a Martín Buesa. En la primera vuelta los urdiñas cayeron en Majori por 63 a 87.

Por parte ordiziarra, mencionar que no pudo ser de la partida Kepa Iztueta, todavía recuperándose de su lesión, y que llegó, un poco justo, para esta convocatoria Aritz Urbieta.

Partido extraño en cuanto al desarrollo. Los urdiñas están dando un salto en esta segunda vuelta en cuanto a solidez, e idea de bloque. Lo cual genera confianza en los jugadores, y se palpa en el desarrollo de los últimos encuentros. Son maestros en el arte de encarar la canasta en el uno contra uno, y cada vez son más los equipos que rehúsan este tipo de enfrentamientos cuando se miden al cuadro urdiña.

Esto es lo que sucedió en Arrasate. Los locales, salieron desde el principio proponiendo una defensa zonal, que quizás trastocó un tanto el planteamiento de los técnicos ordiziarras, pero que, tras los primeros minutos de juego, y ante la insistencia del planteamiento anfitrión terminaron por corregir posibles errores. Al final del primer cuarto los locales vencían por 18 a 10.

Como bien hemos comentado, salimos al segundo cuarto con la lección aprendida, y trabajamos con intensidad en defensa, y mejor actitud, cerrando bien la pintura. Conseguimos reducir la ventaja hasta los cuatro puntos, 21-17, a falta de cinco minutos para el descanso. Pero en los siguientes cinco, se nos atragantó su defensa, encajando nueve puntos, por los cuatro que conseguimos materializar. Al descanso Mondragón Unibertsitatea 30-Ordizia 21. No terminamos de materializar las acciones ofensivas de las que dispusimos, y aunque trabajamos bien la defensa no fue suficiente.

Arrancamos sin titubear la tercera tanda de diez minutos y demostramos nuestra mejora deportiva en la cancha, jugando a 'Baloncesto', respetando las reglas de juego establecidas. Mejoramos las acciones atacantes; ya habíamos aprendido como atacar la defensa local, y conseguimos hacernos con el parcial del cuarto, aunque todavía íbamos por detrás en el marcador; 51-43.

No estaba perdida la batalla, y tanto locales como urdiñas lo sabían. Salimos a por el partido en el último cuarto, y fuimos recortando distancia, ahora dos puntos, ya van siendo cuatro, hasta que a falta de tres minutos para el final logramos ponernos a escasos dos puntos en el marcador. Pero a partir de ese momento se descontroló el partido. Decisiones acertadas o no, hicieron que a falta de 2:43, los del Alto Deba consiguieran lo que no habían hecho en toda la última tanda de diez minutos; alejarse hasta 12 puntos de ventaja. Pero a pesar de todo seguimos trabajando. A falta de 1:08, nos pusimos a seis puntos, 72-66. Aún había vida. Pero también quien no pensó lo mismo, y la victoria final se quedó en la cancha mondragonesa por 78-68.

El sénior masculino, sexto clasificado, con diez victorias de dieciséis encuentros disputados, tras la inesperada derrota del pasado fin de semana, recibía la visita del Alde Zaharra B, que era decimotercero con siete triunfos menos. Partido tranquilo el que disputaron los ordiziarras, aunque al principio les costó entrar en el mismo y ser quienes marcasen el tiempo de juego. En cualquier caso, para el descanso ya acumulaban una diferencia de diez puntos, 32 a 22.

El tercer cuarto fue definitivo, los urdiñas dieron un paso adelante en defensa, consiguieron un parcial de 23 a 5, para romper definitivamente el partido y hacerse con la victoria; 74-36.