El primer equipo de basket cierra el año con una importante y necesaria victoria

ORDIZIA.

El primer equipo de baloncesto, el Ordizia Basoa Banaketak cerraba el año con la celebración de la undécima jornada de la liga EBA en la que recibía al Goierri. Los urretxuarras, dirigidos por Xabier Gorostegi, técnico formado, como jugador primero, y luego como entrenador, en las filas ordiziarras, ocupaban la decimoprimera posición de la tabla con tres victorias de diez encuentros disputados, habiendo conseguido la última, la pasada jornada, encajándole 97 puntos, al Universidad de Valladolid.

Además del buen rendimiento del equipo, tres hombres a seguir. Aitor de Miguel, Iñigo Lasa y Ander Arbulu, como máximos estiletes del conjunto de Gorostegi. En cuanto a los urdiñas, comentar que se presentaron en Majori con todo el equipo al completo, aunque había sido una semana difícil en cuanto a la recuperación de sus efectivos. Mencionar también que las gradas del polideportivo ordiziarra ofrecían un excelente aspecto en cuanto a asistencia de público, teniendo en cuenta lo inesperado de la fecha y hora del compromiso.

Buen comienzo ordiziarra, consiguiendo los 4 primeros puntos en liza, antes de consumirse el primer minuto de juego, para seguir aumentando la ventaja hasta un 9 a 2, que indicaba el marcador a falta de 7:50 para la conclusión del mismo. Momento que aprovechó el entrenador urretxuarra para pedir tiempo muerto y ajustar sus piezas sobre el parqué de Majori.

Los del txoko habían dado comienzo al envite con determinación, empleándose a fondo en defensa, dominando el rebote y jugando con soltura en ataque, seleccionando con acierto los tiros, por lo que estaban abriendo brecha en el marcador. Pero los mencionados ajustes visitantes no se trasladaron a la cancha, los urdiñas continuaron en su línea y fueron capaces de poner un 15-2 en el luminoso a 5:21 para el final del primer cuarto. Sin embargo, en los siguientes 55 segundos, los visitantes reaccionaron y redujeron la ventaja a 6 puntos, 15 a 9. Pero los chicos de Jiménez y Sarasola, prosiguieron firmes en el campo, desplegando un buen número de recursos, sin despistes y logrando poner un 21 a 11 en el luminoso, resultado que no duraría mucho puesto que los foráneos limaron la desventaja a 8 puntos, 23-15 para el final de esta primera tanda de diez minutos.

El segundo cuarto arrancó con un triple visitante, seguido, eso sí, de una contundente respuesta por parte de los urdiñas, que registraron un parcial de 10 a 0 en unos escasos minuto y treinta segundos; 33-18. El ritmo de juego era alto y los urretxuarras se estaban viendo superados, pero reaccionaron. Respondiendo con las mismas armas que tantas veces hemos ensalzado en los urdiñas; intensa defensa, juego rápido, y poco a poco recortando distancias hasta los tres puntos, 39-36 al descanso.

Habíamos visto una primera parte excitante, con 15 minutos excelentes de los del txoko, que veían como se acercaba en el marcador el Goierri al filo del intermedio. Las espadas quedaban en alto. Faltaban otro tanto del partido, pero las sensaciones que transmitían los urdiñas era muy positivas.

El inicio del tercer cuarto fue un calco del segundo, con un triple de los foráneos, que empataban el partido. Los siguientes cuatro minutos fueron un tira y afloja entre ambos conjuntos. Una lucha por dominar el ritmo del partido, que nos llevaba a un nuevo empate, esta vez a 45. A partir de aquí los ordiziarras apretaron aún más en defensa, y poco a poco, impusieron su estrategia de partido, para terminar el cuarto con una ventaja de diez puntos; 61 a 51.

Comienza la última tanda de diez, pero en esta ocasión, golpearon primero los urdiñas con dos canastas consecutivas que sumaban cinco puntos más, 66-51. El juego local, lejos de relajarse, continuó a buen ritmo, y aunque los visitantes trataron de acercarse en el marcador, 68 a 57, en esta ocasión los del txoko no estaban por la labor de dejarse sorprender, y lograron aumentar la diferencia, realizando un último cuarto excelente, con gran generosidad defensiva además de deleitarnos con, quizás el más completo juego en ataque que hemos visto, esta temporada en Majori.

Veníamos diciendo que el equipo estaba mejorando cada jornada y dando muestras de esta evolución cada partido, aunque pequeñas circunstancias estaban inclinando, prácticamente siempre, el marcador en favor de los rivales.

En definitiva, buen partido y segunda victoria del Ordizia; 83-70.