La obra de rehabilitación del bar Olano saca a la luz el patio del palacio Zabala

Fachada principal, en la actualidad, del palacio Zabala.
/
Fachada principal, en la actualidad, del palacio Zabala.

La señorial casona es uno de los edificios más ilustres y con más historia de la localidad y es, sin duda, el de mayor porte

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

La rehabilitación del ahora centenario bar Olano, tras casi tres años cerrado, y puesto al día después de una obra que ha supuesto su total renovación, eso sí, sin perder su esencia, ha sacado a la luz y recuperado para la ciudadanía el patio de esta casa solar, patio de caballos, durante muchos años convertido en almacén del amigo Ramón Olano, joya arquitectónica que de esta manera quedaba enmascarada entre maquinaria, palés, sacos, y demás material de construcción.

El palacio Zabala representa uno de los edificios más ilustres y con más historia de la localidad y es sin duda el de mayor porte. Un edificio señorial que ocupa una superficie de 1.372 m2, que da cobijo, en su interior, a un patio de 90 metros cuadrados. El apellido Zabala hunde sus raíces en el caserío Zabale, casa-torre de principios del siglo XV, reflejo de su condición nobiliar de aquellos siglos, en los que bajo la nominación de Parientes Mayores ejercieron, por estos lares, como señores feudales, caserío, y torre mudéjar, situado en la ladera que preside el barrio de San Juan, que tuvo que superar el impacto y desperfectos de un rayo que acompañó a aquella tormenta que se suscitó en la localidad en la noche del 6 de agosto del 2008, seria incidencia de la que resurgió renovado, eso sí, manteniendo su fidelidad a los orígenes.

De este linaje es Domingo Zabala, quien al parecer a finales del siglo XVI, al casarse levanta, ya junto al recinto amurallado de la localidad, eso sí, extramuros, un primer edificio, sobre el que en diferentes fases acabaría surgiendo el actual palacio Zabala.

Precisamente, promocionado por Luis Zabala, heredero directo de esta saga, veía la luz hace un par de años, la magnífica publicación, 'Domingo de Zabala; la guerra y la hacienda', escrito por el profesor de la UPV Arturo Cajal.

Nobles cortesanos

Cuentan las crónicas que si bien parte de aquella levantisca nobleza feudal no supo adaptarse al fin local de su dominio, que impusieron los Reyes Católicos, los Zabala, y entre ellos Domingo, hicieron fortuna, ahora, como nobles cortesanos. Precisamente, Domingo de Zabala fue administrador de los almojarifazgos y de Indias, en Sevilla, y miembro del Consejo de Hacienda de su Majestad, lo que le reportó una considerable fortuna. Las crónicas le sitúan en la batalla de Lepanto, como capitán de cuatro galeras, batalla de batallas que dio sobrenombre al autor de 'El Quijote', el más insigne escritor en lengua castellana, Cervantes. Domingo de Zabala murió en 1614. Su hijo Martín, fue Caballero de la Orden de Santiago. A través de su matrimonio con Isabel de Abendaño, pasó a ser señor de las casas de Olaso y Abendaño, en Vizcaya, de Villarreal, en Alava, y de Arrazuri y Montalbán, en Navarra.

La casa solar ordiziarra es testigo de otros nombres ilustres: Diego Antonio, Francisco Manuel, José Fernando de Zabala, etc.

Palacio que ha acogido a lo largo de su historia la presencia de numerosas personas de rancio abolengo. Existe constancia de que Felipe III se hospedó en dos ocasiones, una en 1615 y otra en 1660, y ya en 1782 haría lo propio el conde de Artois, hermano de Luis XVI. Existe documentación también de que en 1904, el arquitecto donostiarra Domingo Agirrebengoa intervino para reparar el doble arco que luce la fachada principal. Desde un punto de vista arquitectónico y artístico, es precisamente este doble arco, sin apoyo central, uno de los elementos de mayor valor y más llamativos del edificio.

Del imponente escudo de armas, que luce en su fachada principal diremos que, como elementos alusivos incluye un águila de oro con alas desplegadas, puesta sobre un peñasco de plata y una encina verde, a cuyo pie aparece un jabalí.

Palacio Zabala al que en numerosos documentos de finales del siglo XIX se le denomina como 'palacio viejo', época en la que al parecer se lleva a cabo un retejado, labor que le sirvió para que le cayera el apelativo de 'la casa de las 44.000 tejas', lo que da idea de su magnitud.

Adecentamiento necesario

Un edificio que no ha sufrido drásticas transformaciones, si bien ha tenido que hacer frente al paso del tiempo. Hace ahora algo más de una década asistió a la rehabilitación de sus cuatro fachadas. Una importante obra de adecentamiento, en definitiva, que contó con un presupuesto que rondaba los 140.000 euros. Una importante iniciativa,en la que a la segunda salieron ganando el entorno y el municipio.

Un palacio que a lo largo de estos últimos 100 años ha acogido cierta actividad residencial y comercial, lo que en buena medida ha servido para contribuir al sostenimiento de sus muros.

En este devenir, el 30 de octubre del 2016, al mediodía, Mari Carmen Ansorena, a la que como en tantos otros casos el apellido no le identifica, sino el oficio o el local, 'Mari Carmen, la del Olano', la última de la saga familiar, echaba la llave, que no la persiana, en su adiós, a un establecimiento que en Ordizia ha sido mucho más que un bar, capaz de reunir a todos los colores y sentires del municipio.

Afortunadamente, el pasado 16 de julio, el bar Olano, establecimiento hostelero que mantiene su nombre como evidente tesoro, carga y valor emocional, reabría sus puertas, eso sí, tras una absoluta y total remodelación, como un local del siglo XXI, que en cualquier caso mantiene su esencia y ese icono y alusión a Barrendero, la cabeza de toro, astado de la ganadería de don Fermín Bohórquez, lidiado en Barcelona el 22 de abril de 1946 por Pepe Luis Vázquez, todo un emblema de gancho y una atracción, promoción, tras promoción, para todos los más pequeños que entraban en el bar a los que recibía desde su privilegiada atalaya.

Una pena que, prácticamente coincidiendo con esa bienvenida, dijera adiós el colindante establecimiento Echeverria Hogar, una tienda con encanto.