Nueva campaña de Saski solidarioa

Rakel Bravo, José Miguel Santamaría y Jon Etxezarreta junto a alumnos de Jakintza y Urdaneta-Oianguren./
Rakel Bravo, José Miguel Santamaría y Jon Etxezarreta junto a alumnos de Jakintza y Urdaneta-Oianguren.

En Zuhaizti y en el Garagune la recogida de productos de primera necesidad tendrá lugar hasta el próximo día 15

ORDIZIA.

Un año más, en la antesala de la Navidad, de la mano de los departamentos municipales de Cultura y Bienestar Social, como actividad enmarcada dentro del proyecto 'Ordizia Ciudad Educadora' el centro social Zuhaizti (Hogar), Urdaneta-Oianguren ikastetxea, Jakintza ikastola, y la Fundación Goyeneche, a través del Garagune de la localidad vuelven a emplazar a los ordiziarras a participar en la campaña 'Saski solidarioa' destinada a la recogida de alimentos, y demás artículos de primera necesidad, que distribuir, a través de Cáritas, entre las personas más necesitadas del municipio.

En la presentación de la iniciativa, José Miguel Santamaría, alcalde de la localidad reseñó, de entrada, que se trataba de la séptima convocatoria de esta campaña, bautizada en su día con el nombre de 'Saski Solidarioa'. Una propuesta encuadrada dentro del programa Ordizia Ciudad Educadora que representa una nueva opción de trabajo y empeño en común en favor de los más desfavorecidos, recogida, en concreto, de alimentos y artículos de primera necesidad, que a continuación distribuye Cáritas; en buena medida la ONG de la Iglesia Católica.

Un propósito, añadió, que desde ese empeño intergeneracional representa otra buena opción para la transmisión de valores, en especial el de la solidaridad.

Jon Etxezarreta, párroco de la localidad indicó que aunque la campaña de recogida de alimentos vuelve en la antesala de la Navidad, las personas necesitadas y más vulnerables, al igual que los demás, requieren atender a sus necesidades alimentarias todos los días del año.

«Parece -apuntó-, que, por Navidad, todos debemos sentirnos más bondadosos y generosos. Parece obligatoria escuchar lo compasivo de nuestro corazón y hacer un espacio mínimo, en el mismo, para quienes no lo pasan bien».

«Como de costumbre pensaréis que Cáritas quiere aprovechar este espacio y este momento, y tenéis razón, queremos pedir vuestra colaboración pero no sólo para una acción puntual, que se realiza en Navidad sino para una disposición y una actividad permanente y sostenible. De acuerdo al lema de la campaña de este año 'Abrir la puerta y salir al encuentro' pretendemos atender, escuchar, brindar cercanía a quienes lo necesitan».

Para ilustrar la naturaleza del problema, Jon Etxezarreta reseñó que a lo largo del pasado año Cáritas Ordizia atendió a 447 personas, de las que dos terceras partes pertenecían a familias inmigrantes y un tercio a autóctonas. La mayoría menores de 45 años. El montante de la ayuda en metálico dispensada ascendió a 30.500 euros, destinados a la compra de alimentos y al pago del alquiler de la vivienda. Cáritas a su vez distribuyó mucha ropa, tarea, enfatizó, «que reclama mucha dedicación». De la misma manera y cara a la integración de estas personas, Cáritas, a modo de salida laboral, ofrece conocimientos de horticultura en la huerta de las monjas de Lazkao y un taller de costura industrial.

Campaña que un año más, desde la pastoral carcelaria, no olvida a los reclusos de Martutene para quienes va a llevar a cabo una cuestación específica, durante las misas del fin de semana del 15 y 16.

La recogida de productos básicos (lentejas, no) en los colegios tendrá lugar hasta el comienzo de las vacaciones, y en el centro social Zuhaizti y en el Garagune concluirá el sábado, día 15.

 

Fotos

Vídeos