Nagusilan, dos décadas de brega social

Los voluntarios de Nagusilan salen dos veces al año a la calle para dar a conocer su labor. /  MARIN
Los voluntarios de Nagusilan salen dos veces al año a la calle para dar a conocer su labor. / MARIN

La asociación de voluntarios que dona parte de su tiempo libre celebra su cumpleaños el próximo miércoles

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

El próximo miércoles, a las 18.00 horas en el salón de actos del centro social Zuhaizti, Nagusilan asiste a un encuentro con el que conmemorar sus dos décadas de labor altruista dedicada a los demás, al que han invitado a las demás asociaciones de voluntarios del municipio, a las entidades en las que llevan a cabo su labor, a los partidos políticos con representación en el consistorio, a Orkli, Goieki, a Nagusilan Gipuzkoa y a los voluntarios de la propia entidad.

Tocaba echar la vista atrás para ver cómo empezó todo, y la mirada retrospectiva nos llevaba al 4 de febrero de 1999, es decir, días del pasado siglo, jornada en la que en el salón de actos del Hogar, José Ramón Aragón, miembro de la ONCE, y de Nagusilan Donostia, ofreció una charla bajo el título 'La solidaridad, una buena alternativa para enriquecer nuestro tiempo libre' encuentro en el que abogó y reclamó a las personas presentes en la sala una actitud clara y decidida en favor de un envejecimiento activo, y a su vez, un compromiso solidario en pro del voluntariado, en general, y en el caso que nos ocupa, como dedicación, de parte del tiempo libre, a aquellos mayores para los que la soledad representaba toda una losa.

En agosto de aquel año, Nagusilan era ya una realidad en el municipio, agrupación, que se ponía en marcha para trabajar en favor de una mejor calidad de vida de las personas más vulnerables. Su prioridad; acercarse y compartir amistad y compañía con las personas que por diversas circunstancias quedaban más desprotegidas de su entorno natural o familiar.

Y desde entonces, la entidad que surgió para hacer frente a la soledad y al aislamiento social, no ha hecho más que dar el callo y ampliar su ámbito de actuación.

Hacer frente a la soledad

Si hace 20 años, la soledad era un problema, en el ecuador del 2019, el panorama no ha hecho más que complicarse. Y en esta dinámica de compromiso, a cada paso que daba la asociación encontraba nuevos ámbitos en los que implicarse, por ejemplo en el acompañamiento.

De esta manera, Nagusilan, en coordinación con los responsables de la Residencia San José, pronto empezaba a acudir al centro para afrontar con los residentes que más lo necesitaban, esa labor altruista y humanista de escucha, de transmisión de energía y ánimo, de dinamización de actividades; juegos, agrupación coral, etc.

Otro tanto de lo mismo ocurría en el Centro de día, donde pasaba a a aportar su capacidad de de estímulo humano y afectivo. Y ni qué decir en los domicilios particulares.

Nagusilan pronto constató que la gran mayoría de las personas mayores prefiere permanecer en sus casas bajo el cuidado de un ser querido y en condiciones dignas de habitabilidad. Una decisión y voluntad, que en muchos casos se topaba con una infinidad de barreras arquitectónicas, en tantos domicilios por falta de ascensor, ausencia de baños o duchas adecuadas, insuficiencia de calefacción, etc, limitaciones ante las que alzaba su voz y de las que hacía bandera.

Y en este devenir, Nagusilan recalaba en el Garagune, el centro de día que tutela Gureak en Malkasko.

«Se trata de una implicación enriquecedora, apuntan los voluntarios, en especial por la espontaneidad y humanidad que nos transmiten las personas integradas en el centro».

Y como nexo de unión y encuentro de varias de estas actividades, Nagusilan está presente en 'Goazen Ordizia', iniciativa promovida los servicios sociales del Ayuntamiento en colaboración con diferentes asociaciones locales que anima a las personas mayores a caminar, que es muy saludable, mientras hablamos y estrechamos lazos, que es tan saludable o más, que andar.

Y por si todo esto fuera poco, Nagusilan colabora en las recogidas que promueve el Banco de alimentos, reparte, a su vez, mensualmente, en el municipio, alimentos, participa en el Consejo local de bienestar social. Como mínimo dos veces al año sale a la calle en busca de nuevas incorporaciones, etc.

En una fecha tan especial que mejor regalo que sumarse a la causa como voluntario.