Homenaje a Miguel Mari Lasa

Miguel Mari Lasa se enfada con López Rodríguez, al que superó al esprint en la línea de meta, en 1969./
Miguel Mari Lasa se enfada con López Rodríguez, al que superó al esprint en la línea de meta, en 1969.

Chapel Gorri agasajará al ciclista de Oiartzun en el 50 aniversario de su triunfo en la carrera

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

Si algo no se le puede reprochar a la sociedad Chapel Gorri es el hecho de no ser agradecida, ya que, muy al contrario, aprovecha cada ocasión y oportunidad que tiene para rendir un sencillo homenaje a aquellas personas que contribuyeron y contribuyen a ensalzar la carrera, como en la localidad se le conoce popularmente a la Prueba Villafranca, el ciclismo, o el buen nombre de la villa.

En esta ocasión la entidad de la 'Prazuela' ha decidido reconocer y tener un detalle con Miguel Mari Lasa (Lasa II, Oiartzun, 1947), otro de los grandes del pelotón profesional de la década de los años 60 y 70 de la pasada centuria, que precisamente, se impuso en la llegada de la Avenida, en la cita de 1969, es decir, de la que se cumplen 50 años.

Una carrera que reunió a la crema ciclista profesional del momento. Como reseñan las crónicas de aquellos días. La 'XLVI Prueba Villafranca' era la primera de las clásicas preparada por la Federación Española como preparación para el Campeonato del mundo a celebrar el mes siguiente en Bélgica y en consecuencia no faltó ninguno de los ases del ciclismo, excepción hecha de Gandarias; con contrato postour, Aurelio González, lesionado, y Pérez Francés, que hasta el momento no había justificado su ausencia. Así las cosas, la expectación era extraordinaria. De salida, prosiguen los comentarios deportivos, se iniciaron algunos demarrajes, Luis Ocaña, Miguel María Lasa, José Gómez Lucas y Manuel Mesa, intentaron tantear a sus adversarios. El intento no pasó de ahí. Mas tarde en el cruce de Irubide, se fue José Gómez Lucas con José Antonio Momeñe. El intento resultó fallido. Al paso por Cestona salieron del gran pelotón Sebastián Fernández Dueñas, Ramón Mendiburu y Sebastián Elorza.

A continuación volvieron a intentar la escapada, Eduardo Castelló, Manuel Mesa, Enrique Sanchidrián, y Pachi Gabica que tras varios kilómetros en solitario fueron neutralizados.

Finalmente, a la altura de Azpeitia, un grupo de once corredores al que dieron alcance cinco más,y en el que todos los equipos concurrentes tenían representación, se postuló al triunfo. Grupo que con una diferencia de más de 8 minutos sobre el pelotón se presentaban en la Avenida (Gabica pinchó y se quedó ligeramente descolgado), por lo que el triunfo estaba servido al esprint.

«Un espint, apunta Sagastume, en su crónica de La Voz de España, en el que López Rodríguez estorbó, cerró el paso a Lasa II, que para no caerse contra el público hubo de apoyarse en el corredor leonés, ganándole en la cinta de llegada».

Tercero era Momeñe, cuarto González Linares, quinto Echavarri, sexto Fernández Dueñas, etc.

El propio Sagastume destacaba en su crónica que «en menos de 15 días Miguel Mari Lasa (tenía 21 años) había conseguido dos de sus éxitos más importantes de su vida deportiva; el título nacional de fondo en carretera para aficionados de primera especial y la Prueba Villafranca».

A partir de ahí la carrera deportiva de Miguel Mari Lasa rubrica un sensacional palmarés (76 victorias) en el que valga apuntar, consta que aquel 25 de julio de 1978 volvió a imponerse en Ordizia, esta vez, presentándose en la línea de meta de la Avenida en solitario.