Corpus, tradicional procesión y concierto

Las calles Santa María y Mayor volverán a engalanarse para recibir a la procesión. / MARIN
Las calles Santa María y Mayor volverán a engalanarse para recibir a la procesión. / MARIN

Tras la misa mayor, a las 11.00 tendrá lugar la procesión, y a las 13.00 en la Plaza el concierto de Beti Argi

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

Su carácter de festividad móvil en el calendario no supone el menor impedimento para que la comunidad parroquial llegue puntual y celebre la tradicional festividad de Corpus Christi, jornada a la que el pronóstico meteorológico adelanta una mañana más luminosa que el astro rey, fama que le precede y comparte con otros dos 'jueves' del calendario litúrgico, Jueves Santo y la Ascensión.

Fiesta móvil, como decimos, que llega 60 días después del Domingo de Resurrección, que en 1989, la Conferencia Episcopal, a la vista de los cambios en el calendario laboral decidía trasladar al domingo siguiente al jueves que correspondía, mudanza que, a efectos prácticos, tuvo lugar al año siguiente, si bien no faltan actualmente localidades como Toledo, Granada, Sevilla, etc, que siguen celebrando la procesión el jueves, por lo que este día es declarado fiesta local por sus ayuntamientos.

Antiquísima tradición en Ordizia, por partida doble. Por un lado, está la conmemoración religiosa, que finaliza con la engalanada procesión, que encuentra cubierta de hierba y pétalos de rosa las calles que atraviesa, y por otro, la obligada cita con la música. Precisamente, la jornada arranca musicalmente, a las 10.00 de la mañana, con la diana o pasacalles, que interpretará la banda de música Beti Argi. Agrupación que acompañará a la procesión, que tendrá lugar tras la misa mayor, que con este motivo se adelanta a las 11.00 horas.

Si bien en Ordizia, la festividad del Corpus ha estado, como corresponde, ligada a la adoración y presencia de Jesucristo en la eucaristía, a partir del Concilio Vaticano II, la comunidad parroquial ha intentado unir esta idea con la presencia de Jesucristo en la persona necesitada.

Finalizada la misa, la comitiva, al contrario que ocurre en la procesión de Santa Ana, enfilará la calle Santa María, dirección hacia la Avenida, para enlazar con la calle Mayor, a la altura del bar Pías. Desde aquí sin abandonar el casco histórico, los fieles se dirigirán hacia la Plaza donde últimamente, en lugar de en los soportales del Ayuntamiento como ocurría antes, estará instalado un pequeño altar.

Tras la ofrenda y bendición en este punto, la procesión proseguirá su camino habitual hacia la esquina de la Botika, para desde aquí volver a entrar en la calle Santa María y regresar a la parroquia. Una manifestación religiosa que comparte brillantez y solemnidad con la segunda procesión que se conserva en el municipio; la de Santa Ana.

Y desde este punto de vista festivo, la mañana concluirá como ha empezado; musicalmente, ya que puntual a la costumbre, antigua sin duda, Beti Argi, bajo la dirección de Josune Aierbe, ofrecerá a las 13.00 en la Plaza, el concierto que acompaña a la festividad. Para esta ocasión, apuntan en Beti Argi, contamos con unos invitados muy especiales que intervendrán en algunas de las obras y a los cuales desde estas líneas queremos darles las gracias de antemano.

Como siempre, añaden, hemos preparado un concierto con mucha ilusión, que esperamos sea del gusto del público asistente. El recital arrancará con 'Amaren besoetan', de Sorotan Bele y arreglos de Víctor Pérez, para seguir con 'Odilia' (obertura para banda de Jacob de Haan. A continuación, 'Las playas de Río', de Kees Vlak, y 'God save the Queen' (Medley de Queen y arreglos de Carlos Marques). Seguidamente el libreto da paso a un momento especial e inédito ya que la agrupación musical interpretará 'Ansiedad', vals-joropo de José Sarabia, que cantará la componente de Beti Argi, Maite Markinez. La actuación concluye con 'The Eagles in concert', de Ron Sebregts, y con el popular 'San Juan Zortzikoa'.