Un Consistorio con diecisiete ediles

El nuevo número de concejales obliga a ampliar el espacio reservado para la Corporación. /  MARIN
El nuevo número de concejales obliga a ampliar el espacio reservado para la Corporación. / MARIN

La Corporación que surja el próximo mes de mayo contará con cuatro concejales más que las anteriores

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

Atendiendo a los datos publicados, como siempre nada más comenzar el año, concretamente el pasado 2 de enero, por parte del Instituto Nacional de Estadística (INE), que son los oficiales de población de todos los municipios, a nivel estatal, datos resultantes de la última revisión del Padrón a 1 de enero del 2018, Ordizia contaba con 10.150 habitantes empadronados, cifra que a muchos niveles le lleva a una categoría superior, entre ellas a contar con una corporación de más miembros.

El número de concejales de cada municipio está regulado por el artículo 179 de Ley Orgánica de Régimen Electoral General, que estipula que cada término municipal constituye una circunscripción en la que se elige el número de concejales según una escala, en función del número de habitantes, que en el caso que nos ocupa, de 5.001 a 10.000 corresponden 13 ediles, y de 10.001 a 20.000; 17, etc. Un número de asientos, siempre impar para evitar empates en las votaciones.

Eesta última revisión llevada a cabo por el INE será la que regirá la celebración de las próximas elecciones municipales del próximo 26 de mayo (a efectos censales, también las del próximo mes de abril).

Una situación que en cualquier caso no es novedosa, porque la primera corporación que surgía, tras la restauración democrática, en aquellas elecciones celebradas el día 3 de abril de 1979, que pasó a estar presidida por José Ramón Gaztañaga, la Administración local contó con 17 concejales. Eran días en los que la localidad sobrepasaba la barrera de los 10.000 ordiziarras, en concreto 10.486 en 1977.

El historiador Patxi Garmendia 'Mendigar', autor del trabajo 'Estudio urbano de Villafranca de Ordizia', recoge en el apartado dedicado a la demografía que, a lo largo de la pasada centuria es a partir de 1950 y en concreto hasta 1975 cuando la población ordiziara realiza su despegue definitivo, pasando de 4.797 almas en 1950 a 10.327 en 1975. Curiosamente, a partir de 1980 la población comienza a descender, lo que da lugar a que ante las segundas elecciones municipales del 8 de mayo de 1983, se alejase de esa barrera (9.525 habitantes en 1981), por lo que la corporación que pasaba a presidir Iñaki Apalategi quedaba reducida a 13 miembros, y así ha sido hasta las últimas convocadas en el 2015 y es que el número de habitantes del municipio ha dibujado, desde 1980 hasta el 2004 una línea descendente, hasta ese ejercicio en el que tocó fondo al sumar 8.962 habitantes, anualidad a partir de la cual la gráfica se da la vuelta para emprender un rumbo ascendente y superar al día de la fecha los 10.000 ordiziarras.

Precisamente aquel descenso del número de ediles, de 1983, a trece, llevó a la corporación a olvidarse de aquellas grandes mesas donde afrontaba todas las reuniones que tenían lugar en el salón de plenos para adecuar la sala a los nuevos tiempos, con esa bancada en hemiciclo, megafonía incluida, etc, que no se ha tocado desde entonces, ni siquiera durante la rehabilitación del edificio del 2008, hemiciclo que ahora toca ampliar.