Bodas de oro de Amets Bide Taldea

Treintena de fundadores de Amets Bide Dantza Taldea que se dieron cita para celebrar el 50 aniversario. /
Treintena de fundadores de Amets Bide Dantza Taldea que se dieron cita para celebrar el 50 aniversario.

Tras constituirse en 1968 el grupo debutó en el cine Etxezarreta el 23 de marzo de 1969

DV ORDIZIA.

La celebración del cincuenta aniversario de la fundación de Amets Bide Dantza Taldea dejaba un balance no sólo satisfactorio sino el deseo de volver a repetir el reencuentro. Fundadores y componentes de aquel primer grupo no se habían juntado desde hacia muchísimo tiempo por lo que la cita dio para recordar vivencias, episodios, actuaciones, infinidad de momentos, que los promotores del reencuentro se afanaron en recuperar, resumir y dejar para la historia local, acuñada en la correspondiente publicación.

Corría el año 1968, y en una reunión en el centro parroquial Amets-Bide, ubicado en un local de la Eskarabila, en una reunión en la que se dieron cita la junta de los Luises, las Hijas de María y la junta del propio local, uno de sus miembros propuso la posibilidad de crear un grupo de danzas (anteriormente había existido uno, solo de chicas, de nombre Andra-Mari. Dicho y hecho, seis fueron los chicos, muy jóvenes, que empezaron la aventura: Fernando Garate, Juanjo García, Mikel Eguren, Nikolas Lasa, Jesús Mari Garate y Antonio Jauregi, que dieron los primeros pasos en el patio del colegio Santa Ana de la mano de Mikel Eguren y Jesús Mari Garate y enseguida empezó a crecer el grupo sobre todo el de chicas con la repesca de aquellas que habían pertenecido al grupo Andra-Mari más las que llegaban del entorno de los chicos.

Y ese devenir reclamaba la necesidad de contar con un local adecuado y algo tan clave como contar con un profesor con el que aprender nuevos bailes y perfeccionar los ya conocidos.

Responsabilidad que asumió Tomas Iraola, de Alegi, que se ofreció voluntario para llevar adelante esa tarea, que asumió hasta la desaparición del grupo. En cuanto al local hubo suerte y vino por gentileza de Maite Iraeta, miembro de la junta del centro parroquial, que cedió un enorme recinto hasta que pasó a ser la discoteca Zigor. El grupo continuaba aumentando y de la misma manera crecían las necesidades, en cuanto a material, ropa, etc. En este sentido, el grupo contactó con un nuevo profesor, Ramón Garmendia, de Herrera (casado con una ordiziana, María Dolores Oiarbide, que fue responsable de Andra Mari). Ramón Garmendia venía y daba sus clases los sábados y al igual que Tomás lo hacía desinteresadamente.

Tras muchos ensayos llegó la hora del debut y presentación ante el público. Estreno que tuvo lugar en el Teatro Cine Etxezarreta, el 23 de marzo de 1969 en el transcurso del concurso cultural que organizaba la Asociación de Padres de Familia. Ni qué decir tiene que una vez concluida la actuación continuaron por las calles, bailando, desfilando, creando ambiente, una seña de identidad del grupo allí donde acudía.

Otro tanto de lo mismo en las romerías a las que acudía voluntariamente, en Larraitz, Herrera, Trintxerpe, Amezketa, etc.

Entre las anécdotas, el plante que el grupo llevó a cabo en el cine Leidor de Tolosa, con motivo de un concurso de grupos de danzas, organizado por el Centro de Iniciativas y Turismo, al entender que la entidad organizadora promocionaba aquellas iniciativas a modo de lavado de cara haciendo ver que amaba la cultura vasca, cuando, entendían, era todo lo contrario.

Y como actuación memorable la la que tuvo lugar en Fiestas Vascas en septiembre de 1971, en la plaza Mayor, sustituyendo al grupo Andra Mari, de Galdakao que llevaba varios años actuando ese día. Amets Bide Dantza Taldea fue capaz de cubrir durante hora y media lo que otros años había hecho un grupo de solera, «nosotros un grupo de Ordizia, con la inmersa mayoría de dantzaris ordiziarras» apuntan. Importante, todo un logro, la recuperación del baile en la hoguera de San Juan y la asunción de la responsabilidad en el baile de santaneros y aurresku infantil.

Amets-Bide no tuvo una vida muy larga, recuerdan sus miembros fundadores, pero dio mucho de sí. Cerca de un centenar de jóvenes pasaron por el grupo, los problemas empezaron cuando a los chicos les llegó el momento de ir a la mili, a la vuelta ya era el momento de contraer matrimonio, etc, y el grupo desapareció. Algunos continuaron la labor con niños en la Ikastola hasta que un grupo, encabezado por Fernando Garate creó en 1974 Jakintza Dantza Taldea, el más duradero y la transición entre el antiguo Amets-Bide y el actual, reseñan.

 

Fotos

Vídeos