El Ampo despide la actividad oficial rubricando un gran año

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ORDIZIA.

El fin de semana se vio rodeado y acompañado de mucho rugby, de interés y de calidad.

El Ampo Ordizia protagonizó un partidazo en el Pepe Rojo ante El Salvador, ganador de la Supercopa, primer clasificado de la liga regular, etc, al que por momentos tuvo contra las cuerdas, escuadra pucelana, que como no podía ser de otra manera, hizo valer su superioridad y amplitud de banquillo para llevarse un triunfo, que de no haberlo conseguido hubiera representado un estrepitoso fracaso. Los del Goierri cierran así una exitosa temporada, que ha devuelto la alegría, el orgullo y la satisfacción a la grada. Una lástima que los de Marotías y Garmendia no tuvieran suerte en el sorteo de Copa ya que en la terna que le correspondió estaba la escuadra chamiza, que una vez más sacó a relucir su poderío.

En este sentido, decepcionante, una vez más el Alcobendas, que como dice la grada, teniendo grandísimos jugadores no ha conseguido formar un equipo. Los madrileños perdían al descanso frente al VRAC 23-0, resultado que en la segunda mitad edulcoraron un poco; 33-12. Así las cosas, de nuevo final vallisoletana por el título.

El segundo equipo se despedía en Oviedo de la fase de ascenso, y aquí, concretamente en Donostia, el equipo sub 18 se proclamaba campeón de Euskadi al imponerse al Bera Bera; 20-27.

Y si de la grada se trata, demostraba que anda fina en el análisis ya que el Ciencias de Sevilla, se imponía en la final, ida, de la lucha por el ascenso a la máxima categoría del rugby masculino al Bathco en la Albericia de Santander, 15-22, por lo que el conjunto científico tiene todo a su favor para conseguir, este fin de semana, en La Cartuja, en el encuentro de vuelta, el ascenso directo a la División de Honor.

En la penúltima serie mundial celebrada en Langford (Canadá), el seven femenino, sin la presencia de ninguna de las hermanas Erbina, por diferentes circunstancias, sin duda volverán, lograba su principal propósito, superar a Fiyi (14-21), rival directo por la permanencia. En el balance final las leonas eran octavas, similar puesto conseguido esta temporada en Sydney y sumaban 6 valiosos puntos, que así las cosas en ese empeño por seguir en la élite mundial, sitúa a la selección española con 16 puntos, Fiyi 13 y China 10. Permanencia que las leonas deberán asegurar en la última serie, a celebrar en junio en Biarritz.