El ambulatorio se muestra desbordado para atender al creciente número de usuarios

Concentración de profesionales del centro de salud y usuarios celebrada el pasado 17 de julio./MARÍN
Concentración de profesionales del centro de salud y usuarios celebrada el pasado 17 de julio. / MARÍN

Convoca a la ciudadanía a sumarse a las concentraciones en las que reclaman el imprescindible aumento de plantilla

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOORDIZIA.

En aquellos últimos días del 2017, el ambulatorio de Ordizia fue de los primeros de Gipuzkoa en sumarse a la llamada de atención sobre el deterioro de la Atención Primaria sanitaria, situación que año y medio después, lo único que ha hecho es complicarse. Reivindicación que pronto se extendía a este primer eslabón de la atención sanitaria de los demás territorios de la Comunidad Autónoma. Una llamada de atención promovida inicialmente por la plataforma de facultativos 'Lehen Arreta Arnasberritzen (LAA), a la que pronto se sumaron los sindicatos.

En el diagnóstico de la cuestión; inasumibles cargas de trabajo por parte de los profesionales, así como la asunción de funciones que no les corresponden. De esta manera, los pacientes soportan cada vez mayores tiempos de espera. Un problema que se ha agravado y cuya solución pasaría por aumentar las plantillas y cubrir la totalidad de las bajas. También piden potenciar el papel de la enfermería, dotarle de mayor protagonismo; enfermera de familia, en la línea del ámbito de actuación del médico de familia o del pediatra.

Demandas que no son nuevas y que el Servicio Vasco de Salud no ha atendido. Los profesionales de los centros de salud consideran que las medidas planteadas, hasta ahora, por la Administración no solucionan los problemas de fondo que afectan a los ambulatorios, al no aumentar en la medida que piden los convocantes, la plantilla, ni racionalizar las cargas de trabajo.

Un descorazonador panorama que hasta ahora se ha visto paliado gracias al esfuerzo de los profesionales que con su implicación han logrado brindar a los usuarios un nivel de atención más que aceptables, pero que resultaría imposible de mantener si no se toman las necesarias medidas. Deterioro del servicio que ha llevado a profesionales y sindicatos a convocar tres jornadas de huelga en este primer semestre del año; abril, mayo y junio. Además, en el ambulatorio de Ordizia, los profesionales asisten a un paro de 10 minutos, y una concentración en el exterior de las instalaciones todos los miércoles, excepción hecha de este mes de agosto.

En el contexto, el caso de Ordizia es aún más complicado. Por un lado se trata de una de las localidades de Gipuzkoa que ha recibido, en estos últimos años, mayor número de personas migrantes; el 15% de la población, y que en la mayoría de los casos, el idioma complica la comunicación. Incremento de habitantes al que no le ha acompañado la menor ampliación de plantilla.

Localidad a la que, por número de habitantes, le corresponderían dos médicos más, que no se pueden incorporar al centro de salud por falta de espacio, una ampliación pendiente desde hace años que no acaba de llegar. Así las cosas, a modo de referencia, cada médico en lugar de tener un cupo de 1.200 pacientes tiene 1.600.

En el ambulatorio insisten en que no se trata de reivindicaciones propias o particulares del personal sino de la calidad del servicio, que reclama un aumento de la plantilla. En consecuencia, con la llegada del mes de septiembre volverán a concentrarse todos los miércoles de 13.00 a 13.10 en la entrada del ambulatorio. Diez minutos y a la puerta del centro de salud porque no hay tiempo para ir a la Plaz porque toca volver a la tarea.

Concentraciones a las que está invitada la ciudadanía, que aprovercha el servicio y bajo el lema 'Atención primaria en peligro. Tu salud también', tiene el 4 de septiembre su primera cita.