La caricatura manda en Altarte

Sergio de la Fuente posa delante de algunas de las caricaturas que expone en Altarte. /
Sergio de la Fuente posa delante de algunas de las caricaturas que expone en Altarte.

El bonaerense Sergio de la Fuente exhibe su destreza en el realce de los rasgos personales, en clave de humor

La sociedad Altarte, de Altamira, acoge la colección de caricaturas que presenta Sergio de la Fuente Carballo, argentino de Buenos Aires pero más gallego que ninguno de los de la piel de toro, excepción hecha de los vascos, diferenciación que tradicionalmente se ha mantenido en el país andino en función del punto de procedencia, geográfico, desde la península Ibérica. Cuna portense, en su caso, pero que sitúa a los ancestros y a sus raíces familiares en tierras de Rosalía de Castro. Y ahora a él, desde hace una década, en Ataun.

Expone el autor que desde pequeño dibuja, afición que, a través del cordón umbilical hereda de su madre. «Mi madre dibujaba muy bien y era la que me echaba un cable a la hora de solventar estas labores en el colegio», afirma. Hizo sus pinitos en la facultad de Bellas Artes, se dedicó, profesionalmente, al humor gráfico y las circunstancias de la vida le trajeron a él y a su familia, a Euskadi, donde tras recalar en Lazkao pasaban a establecerse en Ataun.

Aunque profesionalmente se dedica a otros menesteres, no sólo no ha dejado su gran pasión sino que desde hace un par de años acude al taller de Patxi Morales. «Me faltaba el óleo. Es la mejor técnica, o al menos con la que mejor luce un cuadro. Últimamente he pintado varias obras al óleo», insiste.

«La caricatura tiene más dibujo que pincel. La pintura me gusta pero me lleva mucho más tiempo. El dibujo me sale más fácil», expone. Valga reseñar, añade, que he querido realizar al óleo un retrato de mis abuelos por parte paterna y me insistía Patxi que se me iba hacia la caricatura. «Sin duda es lo mío», subraya. Caricatura como arte de exagerar defectos o virtudes de un individuo, en su caso, siempre en clave de humor. No hago paisaje, y mi trabajo se centra, fundamentalmente en caras caricaturizadas, El retrato entiendo e insisto que, en mi caso, me da menos juego.

Ver todo en opción caricatura

Y está claro que de la pasión a la obsesión no va demasiado trecho ya que Sergio de la Fuente reconoce que ir por la calle es verlo todo en opción caricatura. Hay caras inexpresivas que no te dicen nada pero otras te dan mucho juego. En cualquier caso a menudo ocurre que piensas que en cuatro trazos resuelves y al final necesitas un par de días. «A mi juicio la caricatura tiene mucho de práctica y otro tanto de ojo humorístico».

Fundamental, a la hora de conseguir el objetivo propuesto, que el personaje sea conocido, por lo que en la exposición que nos ocupa, los que aparecen 'retratados' no sólo cumplen esa condición sino que en la mayoría de los casos se trata de personajes famosos: Woody Allen, Julio Cortazar, los Beatles, etc. Veintiún obras, no entran más, que suponen una selección de la colección con la que a comienzos de este año se presentaba en el Antiguo donostiarra bajo el título 'Hay que tener cara'.

Desde un punto de vista técnico, Sergio de la Fuente, recurre al lápiz, al lápiz y a la acuarela, al lápiz y a la tinta, al acrílico solo o en combinación con el pastel y los lápices, e incluso al óleo, lubricante con el que se desenvuelve a la perfección si bien el subconsciente le lleva al orbe de las tintas. El bonaerense considera que, dentro del mundo de la plástica, la caricatura no es un arte menor sino, muy al contrario, la base y esencia de la pintura.

Buen trabajo en definitiva, y una colección agradecida que los espectadores podrán contemplar en la sociedad Altarte hasta el 16 de julio, llamando los días laborales al telf. 658713918, sábados y domingos, de 12.00 a 13.30.