La construcción del puente de Sacem arrancará en unas semanas

Recogerá una diferenciación entre zonas destinadas al tráfico rodado y a peatones, ganando en seguridad. / ARRATIBEL
Recogerá una diferenciación entre zonas destinadas al tráfico rodado y a peatones, ganando en seguridad. / ARRATIBEL

IMANOL ARRATIBEL AMASA-VILLABONA.

El departamento de Infraestructuras Viarias de la Diputación ha adjudicado las obras de ampliación peatonal del puente Legarreta (de unión con Zizurkil y Anoeta) en la carretera GI-4751.

Las obras en el puente Legarreta, conocido como puente de Sacem, comenzarán a finales de mayo o principios de junio, y remodelarán totalmente la fisonomía del viejo puente, que contará con una nueva pavimentación, unos laterales en acero corten, mayor iluminación y, sobre todo y por primera vez en su larga historia de 80 años, una diferenciación entre zonas destinadas al tráfico rodado y a peatones, ganando con ello en seguridad.

Se sostiene sobre seis pilares, con siete vanos y una longitud de 100 metros. Con una anchura de 5,6 metros, vehículos y peatones comparten calzada. La obra consiste en adosar una estructura metálica de acero Corten de 80 centímetros de ancho a ambos bordes del tablero, ampliando su anchura actual de 5,6 metros hasta alcanzar los 7,2 metros. Esto permitirá disponer de una calzada de 3,5 metros de anchura para la circulación de vehículos y, además, de una acera de 2 metros de ancho, separada por una barandilla. La iluminación se colocará en la propia baranda, que llevará ocho puntos con luces LED.