Un buitre se convierte en centro de atención en Ibarra