Las últimas pinceladas del curso 2017-18

En la sala de pintores de Urbietaetxea, Jokin Telleria y varios alumnos delante de sus lienzos, a punto de finalizarlos./JUANTXO UNANUA
En la sala de pintores de Urbietaetxea, Jokin Telleria y varios alumnos delante de sus lienzos, a punto de finalizarlos. / JUANTXO UNANUA

Los alumnos del taller de pintura Bear ultiman los cuadros para la muestra que inaugurarán el viernes | La exposición en la sala del Usurbe antzokia, en la que tomarán parte más de 50 pintores locales, pone el broche de oro

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Traspasar el umbral de entrada a la gran sala del taller municipal de pintura Bear, en el edificio Urbieta, y percibir ese olor que de alguna manera desprenden los aceites y barnices utilizados en las mezclas de colores trabajadas en la paleta, es todo uno. Pero además también se respira a arte. Pero en esta época, en el ecuador del mes de junio, la gran sala de los pintores de Urbietaetxea huele a final de curso.

Los pintores de Bear dan las últimas pinceladas a sus lienzos que, a partir del viernes exhibirán en la muestra de fin de curso que hasta el 1 de julio acogerá la sala municipal de exposiciones del Usurbe an-tzokia en la plaza Bideluze.

Ayer a media tarde, cuando este periódico visitaba la sala, media docena de pintores ultimaban sus cuadros bajo la atenta mirada del reputado pintor y profesor en la misma, cuyo currículum está plagado de galardones, Jokin Telleria.

A lo largo del curso, en torno a 75 personas de entre 7 y 80 años acuden a las clases que imparte Jokin dos días a la semana con un total de 4 horas.

La muestra

Apertura y horario
El viernes, a las 19.00 horas en al sala de exposiciones del Usurbe antzokia,hasta el domingo 1 de julio. Abre sus puertas todos los días de 19.00 a 21.00 horas.
Artistas
Más de medio centenar de artistas del taller municipal de pintura con telas trabajadas bajo diferentes técnicas.

Superan la veintena de años desde que esta sala abriera sus puertas en el conocido como Centro de Artes Plásticas de Urbieta, en periodo anterior tiró otro decenio en unos locales municipales de la calle Oriamendi, lleva un recorrido 'in crescendo'.

En la sala de Urbieta, ultimando su lienzo, estaba Arantxa Paredes, presidenta de Bear, quien combina su pasión por la pintura con la de la cerámica ya que también es componente de Buztigintza.

En este caso, en la sala de Bear, delante del lienzo remarca que «dibujar, pintar... es algo que me ha gustado de siempre, cuando tuve más tiempo libre me apunté y hasta hoy, aquí sigo al pie del cañón y por cierto, muy a gusto».

Pablo Cuéllar, popular hostelero de la villa que regenta el bar La Goleta, es un alumno al que le apasiona el mundo pictórico. Antes de ser alumno de Jokin pasó por el estudio de Rosa Gullón, y asegura que «es una actividad que me relaja mucho».

Mari Carmen Mir lleva «tres años como alumna de Jokin Telleria y estoy encantada». Siempre «me ha gustado dibujar, soy muy activa, al final me animé y me apunte a pintura».

Jokin Telleria remarca que el nivel en general «es alto, no está bien que lo diga yo, pero lo han conseguido gracias a la dedicación y tesón de los propios alumnos».

La mayoría de los vecinos que acuden a Urbieta son personas con un trabajo y una formación ajena al arte pero siempre se han sentido atraídos y se matriculan para colmar ese interés. Muchos de ellos pueden dedicarse a aficiones que habían tenido de jóvenes y no pudieron cumplir. Es una satisfacción para ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos