El tramo de la calle Oriamendi, reformado en 2012, cada vez con más 'blandones'

Están a la vista de todos y son padecidos por cualquiera que circule con su vehículo por el vial de la calle Oriamendi, que fue reformado en 2013. Los blandones -grandes baches o agujeros- son notorios en el vial. La edil de Urbanismo señalaba que en esta campaña de asfaltado «no se tocarán los mismos. Hemos valorado diversas soluciones, desde reasfaltar hasta la de parchear los blandones, pero esto no va a solucionar el problema». Según los técnicos, «el problema es de mayor calado, había que reforzar la zona que está debajo del asfalto. Esto se debe a que, al acometerse la obra de ese tramo de la calle Oriamendi, no realizaron la prueba de carga».

Un problema cuya solución se baraja «posponer» al momento en el que llegue el cambio que afectará al mencionado vial.

 

Fotos

Vídeos