La sociedad pelotazale Murumendi celebrará su popular certamen sidrero el 8 de octubre

Uno de los momentos del concurso del año pasado. /  JUANTXO UNANUA
Uno de los momentos del concurso del año pasado. / JUANTXO UNANUA

Siempre tiene lugara el primer martes de octubre, pero este año se pospone una semana por diferentes motivos

J. U.BEASAIN.

El queso y la sidra, dos productos que en Beasain son objeto de concurso popular. El último jueves de septiembre se reserva, en La Goleta, al producto elaborado con la leche de oveja latxa. El primer martes de octubre, desde sus inicios en la década de los años 70 de pasado siglo veinte, queda guardado para el líquido elemento que suge del prensado de las manzas, la sidra.

La sociedad Murumendi, cada primer martes de octubre se erige por unas horas en la catedral de las sidras. Este año celebra la 46 edición de la cita que se retrasará una semana, hasta el segundo martes del mes, el 8 de octubre a las 20.00 horas.

Llaman a participar

A la cita de la sociedad Murumendi acuden no solo las principales firmas sidreras, también muchos participantes de la comarca donostiarra y de los municipios cercanos a la capital, afamados por su tradición sidrera, además de los incondicionales del Goierri.

Desde la sociedad Murumendi realizan una llamada a participar en este concurso que siempre tiene su parte didáctica, sobre todo al oír en cada momento de la cata la opinión y valoración de los representantes de las firmas sidreras que acuden al mismo. Por lo tanto, es una buena opción para todo amante de la sidra que quiera aprender a degustarlo.

Las inscripciones para participar en el concurso se realizarán en la misma sociedad hasta el 6 de octubre. Cada concursante presentará antes del día 6 media docena de botellas de sidra de la misma firma, sin etiqueta alguna.

Los catadores puntuarán cada botella atendiendo al aroma, sabor, color, el cómo rompa al tocar el vaso... dando una puntuación de 5 a 10.

Un aska gigante, llena de agua con hielo, acogerá y mantendrá los varios cientos de botellas de sidra a 10 grados.

La mesa de cata de la final integrada por seis miembros elegidos entre los participantes -nunca puede estar un sidrero profesional-, llegarán las tres sidras o firmas que obtuvieron mayor puntuación.