Un fin de semana muy festivo y deportivo

Marcha y fiesta. Los jubilados en la foto de familia, al llegar a Arriaran, y paella para todos en las fiestas de la Portería-Ezkiaga. / FOTOS JUANTXO UNANUA
Marcha y fiesta. Los jubilados en la foto de familia, al llegar a Arriaran, y paella para todos en las fiestas de la Portería-Ezkiaga. / FOTOS JUANTXO UNANUA

No faltó la paella gigantesca en la Portería-Ezkiaga y en Zapatari el lanzamiento del zapato

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

El municipio ha vivido y disfrutado de un fin de semana aderezado de actos festivos y también deportivos.

La fiesta llegaba por partida triple a los barrios de la Portería-Ezkiaga, Arriaran y Zapatari. En sus programas, la reunión a la mesa, en el caso de la Portería, ya empezó con los actos la víspera de San Pedro.

Pero el sábado no faltó la gigantesca paella que, a decir de los más de dos centenares que comensales que se reunieron en el comedor preparado en el frontón Ezkierdi, estaba «exquisita». Una fiesta en la que no faltaron los monólogos (lástima de megafonía) y bailes de salón, además de numerosas actividades para los más pequeños.

Arriaran vibró con su fiesta patronal en la que no faltaron los herri kirolak y el torneo de 'punttu'.

En Zapatari, al margen de la comida se celebró el 'VI lanzamiento del Zapato'.

Marcha Regulada y fútbol

Por otro lado, el colectivo de jubilados bajaba el telón a las salidas montañeras de los sábados. La última marcada en el programa era una marcha regulada al embalse de Arriaran. La meteorología se implicó de lleno y además, a medio camino, en el frontón de Arriaran disfrutaron del hamaiketako. Son salidas organizadas por el departamento de Bienestar Social y la sociedad Aizkorri.

Fútbol y ciclismo

El sábado, el campo de Loinaz acogía el partido entre los alevines del club vagonero y el del Forza Orlando de Florida (EE UU), enmarcado en la Donosti Cup-2018. La cita finalizó con una cena en Artzaienea.

El domingo, la 91 edición de la clásica Loinaz, la más antigua de todo el Estado en su categoría ponía en línea de salida a 25 equipos, más de 200 ciclistas élite y sub 23. Ganó la prueba Sebastián Mora, del GTWE (3h.47.40); el premio de la montaña fue para Juan Fernando Calle, del Caja Rural, y las metas volantes se las llevó Mitxel Paredes, del Ampo; por equipos ganó Caja Rural. Cabe recordar que el trazado era sobre 153,4 kilómetros y ocho pases por altos de montaña.

«Cita con la historia del ciclismo» rezaba el titular de una publicación ciclista al referirse a la carrera del domingo: «La Prueba Clasica Loinaz Loinaz de Beasain. La carrera más longeva de nuestro calendario, que año tras año aumenta en prestigio».

 

Fotos

Vídeos