«Los seis primeros meses, muy intensos»

Iker Barriocanal, jefe de la Udaltzaingoa beasaindarra, en su despacho del Ayuntamiento./J. UNANUA
Iker Barriocanal, jefe de la Udaltzaingoa beasaindarra, en su despacho del Ayuntamiento. / J. UNANUA

«El trabajo administrativo ha crecido mucho y debe ser realizado por los propios agentes, y si realizan esta labor no pueden estar en la calle», señala Barriocanal

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Tras años en funciones de Udaltzaingoa y posteriormentecomo agente primero, el pasado 2 de enero Iker Barriocanal era nombrado Jefe de la Policía Municipal, tras la jubilación de su antecesor en el cargo, Hilario Urretabizkaia. Barriocanal realiza un repaso a sus primeros e «intensos» meses al frente de la Udaltainzgoa, que realiza una gran labor a pie de calle pero con un trabajo administrativo, de puertas adentro, que de día en día crece en volumen.

Los datos

son los servicios especiales realizados a pie de calle
Entre ellos, con 2078, destaca el de cubrir la entrada y salida a los colegios.
Accidentes y alcoholemia
A lo largo de 2018 han cubierto 54 accidentes, realizando las correspondientes pruebas de alcoholemia.
Policía Administrativa
En 2018 anotaron 425 expedientes, ligados al cumplimiento de las Ordenanzas Municipales y de ellos 283 corresponde al control de ocupación de la vía pública.
Denuncias
En 2018 se interpusieron 3.404 denuncias, de las que 2.462 estaban ligadas a la OTA. De estas 1.481 llegaron de las cámaras que únicamente permiten el acceso a los vehículos autorizados.

-Acaba de cumplir seis meses como jefe de la Udaltzaingoa. ¿Cómo han sido?

-El primer semestre del año es un periodo de mucha actividad debido, por un lado, al gran número de actividades ligadas a los colegios, que se realizan a pie de calle. A ello hay que sumar el funcionamiento diario del municipio, las actividades culturales y deportivas que organizan los diferentes entes del municipio, etcétera, con las que de una manera u otra tenemos que colaborar, estar presentes y activos. A todo esto tenemos que sumar la serie de obras importantes que se han venido acometiendo en el centro de la villa y su afección al tráfico viario. No hay que olvidar tampoco los dos procesos electorales que ha tocado vivir y que tocan directamente a la Udaltzaingoa. A la postre, todo en un proceso de adaptación en el que se incluyen cambios estructurales en la plantilla que nos están afectando a todos los componentes de la misma. Han sido seis meses muy intensos.

«En agosto llega otro agente tras su periodo de formación pero tres interinos irán a Arkaute»

-Han publicado el informe de actividad de 2018. ¿Qué balance realiza del mismo?

-En general, la actividad no ha variado mucho con respecto a años anteriores, en cuanto al trabajo de calle se refiere. Sí destacaría el incremento de denuncias recogidas y el aumento del trabajo administrativo que se realiza de puertas adentro, en la sede de la Udaltzaingoa, por sus propios miembros. Los nuevos hábitos de consumo han traído nuevos modelos delictivos (sobre todo por internet) que incrementan las denuncias por estos hechos que se recogen en Udaltzaingoa. Por otra parte, los procesos de transparencia, protección de datos, etcétera, aumentan mucho el tiempo que se invierte en trabajos administrativos, que los realizan los propios agentes, entonces no pueden estar a pie de calle.

-Hace unas semanas se iniciaba la reforma en un tramo de Trenbide. ¿Qué beneficio traerá al tráfico y a los conductores?

-El principal beneficio que traerá la reforma es el de la seguridad para los usuarios de ese vial. El estacionamiento que estaba junto al muro de Adif se trasladará al lado de la acera, así no será necesario cruzar una carretera de dos sentidos de circulación sin paso de peatones. Por otro lado, con la reforma se modifica el estacionamiento en línea que estaba dentro del parking, convirtiéndolo en estacionamiento en batería, con lo que se ganan varias decenas de plazas de aparcamiento.

-¿Cuál es el mayor problema, ligado a sus funciones, al que se enfrenta la Udaltzaingoa?

-El mayor problema que se nos plantea a corto plazo es la estabilidad de la plantilla. En agosto se incorporará el nuevo agente, que termina su período de formación en la academia. Pero en septiembre tres agentes interinos que actualmente trabajan con nosotros deberán ir a la academia para recibir formación de las plazas que han obtenido. Habrá que esperar a ver si desde la academia pueden enviarnos otres tres agentes para cubrir esas bajas. En caso contrario, será complicado gestionar, con los recursos que tenemos, las tareas diarias.