El río Oria acogió ayer labores de limpieza a su paso por el centro

Los jóvenes limpiando el lecho del río y el grupo participante tras finalizar el trabajo. /  JUANTXO Y B. UDALA
Los jóvenes limpiando el lecho del río y el grupo participante tras finalizar el trabajo. / JUANTXO Y B. UDALA

Dos grupos de jóvenes, 'Toque Basque' y 'Olatu Bat', sensibilizados con temas medioambientales, trasladaron la iniciativa al Ayuntamiento, y ayer retiraron del Oria más de 500 kilos de residuos

J. U. BEASAIN.

Es una labor que de unos años a esta parte se ha venido realizando impulsada desde el departamento municipal de Servicios después de los Loinaces a la que no se sumaba mucho personal.

En esta ocasión, la iniciativa de limpieza del Oria a su paso por el centro urbano ha llegado de un grupo de jóvenes del municipio, sensibilizados con los temas medioambientales pertenecientes a 'Tote Basque y 'Olatu Bat', idea que hicieron llegar al Ayuntamiento. «Habíamos realizado una labor similar en el río de Ataun y entre nosotros barajamos la posibilidad de realizar la misma faena en Beasain en el Oria», señalaba a DV Iñaki Huici, uno de los jóvenes de los que partió la iniciativa.

Residuos de todo tipo

Ayer a primera hora de la mañana, una veintena de jóvenes de los mencionados grupos, a los que se sumaron el alcalde y varios representantes municipales, pusieron manos a la obra. La faena arrancaba desde la trasera del edificio que en su día fue sede del parque de bomberos río arriba hasta los aledaños del puente que une la calle Zaldizurreta y la plaza Bideluze (tramo de los pubes).

Estuvieron trabajando en el lecho del Oria más de dos horas, por momentos tuvieron a la lluvia por compañera, recogieron más de 500 kilos de todo tipo de residuos que arrojamos al cauce del Oria. «Una experiencia positiva», con estas palabras resumía Huici tras el trabajo llevado a cabo.

Todo un ejemplo de concienciación y respeto al medio ambiente ha sido el mostrado por los jóvenes beasaindarras de 'Toque Basque' y 'Olatu Bat', a seguir por el resto de habitantes del municipio.

La cita finalizó en torno a la mesa y sin mantel con un hamaiketatko para reponer fuerzas y los lógicos comentarios en torno a la experiencia vivida.