Nagusilan, dos décadas por los mayores

A los voluntarios que trabajan en diferentes asociaciones y entidades locales les bailaron el aurresku de honor. /JUANTXO UNANUA
A los voluntarios que trabajan en diferentes asociaciones y entidades locales les bailaron el aurresku de honor. / JUANTXO UNANUA

No faltó el aurresku para los voluntarios de las entidades y asociaciones que realizan su labor solidaria en la villa

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Desde hace años, el primer sábado del mes de octubre está dedicado a los voluntarios. Este año se ha mantenido la tradición y el sábado el protagonismo recayó en el voluntariado, aunque varió el formato habitual. No obstante, se mantuvo el homenaje y el reconocimiento a esas personas que, sin esperar nada cambio, dedican su tiempo a labores solidarias.

El frontón del Paseo de Gernika sirvió de marco para esta celebración. La presidente del departamento de Bienestar Social, Malu Vallés, puso en valor «el gran trabajo que de manera muy callada» realizan las muchas asociaciones existentes en Beasain. «Es hora de que, desde el Ayuntamiento, vaya nuestro agradecimiento para todos ellos», señaló la edil.

Elena Ruiz, concejal de Deportes, hizo extensivas «las gracias» a todos aquellos que, con el mismo afán solidario, se mueven en el deporte y la cultura.

Acompañan, animan y entretienen a las personas mayores que así lo requieren

Ese agradecimiento se reflejó en el aurresku de honor bailado por dos dantzaris de Aurtzaka, dedicado a todos los voluntarios presentes en el acto.

Envejecimiento activo

El homenaje a una de las asociaciones de voluntariado fue otro de los actos llevados a cabo en la jornada de ayer, reconocimiento que este año ha recaído en Nagusilan. Esta asociación viene, desde hace veinte años, trabajando en el municipio con las personas mayores, fundamentalmente en labores de acompañamiento.

El edil Jon Olano entregó la placa conmemorativa. Patxi Plazaola, presidente del ente en la actualidad, en nombre de todos los voluntarios y beneficiarios «agradeció» el reconocimiento. Momento en el que no faltó el recuerdo para su primer presidente e impulsor del nacimiento de esta asociación, Jose Joakin Lasa.

En aquellos inicios de hace casi dos décadas, Lasa manifestaba en una entrevista a este periódico que Nagusilan «practica la técnica del 'envejecimiento activo', dedicando una parte del tiempo libre de sus integrantes a acompañar, animar y entretener a personas mayores que carecen de afecto o compañía».

Nagusilan va camino de cumplir sus dos décadas de vida en Beasain, y la dinámica de aquellos inicios y la de ahora es prácticamente la misma. «Se les acompaña en el domicilio, les sacamos a pasear, les llevamos al médico si es que lo necesitan...», señalan los voluntarios que, además, participan en tareas de animación en los centros de día y residencias y no faltan en la cita del 'Ondo ibili ondo izan', forman parte de 'Beasain Lagunkoia' y en las convocatorias de recogida de alimentos.

La realidad del día a día y para poder llegar a echar una mano a más personas Nagusilan necesita de más voluntarios, una asignatura pendiente de esta entidades y de la mayoría de las ligadas al mundo del voluntariado.