Las mujeres son socias desde el año 2007

El cambio de siglo también trajo novedades a la sociedad Usurbe. Mediante un acuerdo adoptado en abril de 2007, recuerda el entonces presidente Fernando Arizmendi, «por importante mayoría entre sus socios, se decide adaptar los estatutos a la realidad del siglo XXI, así las mujeres podrían ser socias de pleno derecho de esta entidad decana de las sociedades de Beasain y del Goierri».

Los hechos se desarrollaron con total normalidad. La viuda de un socio tras el fallecimiento de su marido solicitó la plaza para ser socia de pleno derecho. Los estatutos de la Usurbe en esos momentos no contemplaban esa posibilidad, lo que provocó un sano debate entre el medio centenar de socios, unos partidarios de seguir como hasta la fecha y otro sector optaba por la normalización. La primera socia fue Arantxa Aseginolaza y hoy son ocho las socias. En 2006, la mujer pudo incorporarse como barrilera de la entidad en la tamborrada.