Hasta el 31 de mayo de 2019

El aizkolari beasaindarra Iñaki Azurmendi en plena faena del corte de troncos en el festival celebrado el domingo en el frontón de las Pergolas. /  FOTOS JUANTXO UNANUA
El aizkolari beasaindarra Iñaki Azurmendi en plena faena del corte de troncos en el festival celebrado el domingo en el frontón de las Pergolas. / FOTOS JUANTXO UNANUA

Los Loinaces 2018 decían adiós con una gran exhibición de deporte rural en el frontón | El encuentro de dantzaris y la entrega de premios del certamen fotográfico, también el último día

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Beasain dice adiós a las fiestas de Loinaz de 2018 tras un intenso fin de semana de 'repeticiones' que tuvo su día grande en la jornada de disfraces, que después de haber transcurrido más de 24 horas sigue siendo el eje de muchas conversaciones.

Fue una jornada redonda en opinión de muchos de los que tomaron parte en los festejos. Fue un día largo e intenso que, este año sí, pudo contar con la complididad del tiempo. Hubo de todo, desde sorprendentes imitaciones de protagonistas de actualidad como Trump protegido por su guardaespaldas, y los peques vestidos de mesicanos, mesas camillas con muñecas incorporadas que encarnaban otros dos populares beasaindarras, una burbuja de Freixenet trabajando detrás de una barra y en la terraza...

Las fiestas arrancaron el 11 de mayo y ha contado con una programación dedicada a todos los públicos. Uno de los aspectos más visibles estos días fueron los cambios que viene experimentado la tamborrada de sociedades, que ante la falta de personal van compartiendo desfile y director. Otro detalle que para algunos pasó más desapercibido fue el saludo con los bicornios que tuvieron los anderos de la procesión, además del abrazo del actual abanderado hacia quien fuere abanderado en las décadas de los años sesenta y ochenta del pasado siglo, Martín José Mendia, de Barrendain, quien lo agradecía embargado por la emoción del momento.

Han sido unas fiestas en las que, un año más, el ciclo de conciertos programados ha sido potente.

El telón al ciclo festivo de los Loinaces era bajado por una gran exhibición de deporte rural en la que tomaba parte el aizkolari local Iñaki Azurmendi, con la participación de féminas en el manejo de las hachas.

Esta última jornada de festejos se aprovechó también para entregar los premios del certamen de fotografía 'Villa de Beasain'. Se presentaron más de 700 fotografías y lo ganó César March. El segundo premio fue para Oscar Anso y el tercero para Carlos López. El premio Igartza de foto de montaña se lo llevó Agustín Gurrutxaga. A la cita con la última jornada festiva no faltaron los gigantes, los dulzaineros de Estella y el Encuentro de Dantzaris.

Los Loinaces 2018 se despedían hasta el viernes 31 de mayo de 2019.

Más