Madrugón sabatino a favor del euskera

Korrika. Pasó por kale Nagusia con el testigo que abría la carrera, seguida por muchos beasaindarras.
/FOTOS JUANTXO UNANUA
Korrika. Pasó por kale Nagusia con el testigo que abría la carrera, seguida por muchos beasaindarras. / FOTOS JUANTXO UNANUA

Cientos de beasaindarras, de todas las edadas, participaron en la Korrika en sus dos vueltas por la villa

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Fue el madrugón sabatino para muchos ya que en el día a día se desperezan algo más tarde. Un salto de la cama que se realizó con ganas para participar en la Korrika 2019 a su paso por la villa.

Eran las 7 de la mañana, con el mercurio marcando unos muy justos cinco grados, cuando la cita popular, por y con el euskera, entraba en Beasain. Cientos de beasaindarras de todas las edades se colocaban tras el portador del testigo y la pancarta de este año.

El testigo, en las dos vueltas que dio a la villa, fue portado por representantes del Consistorio, por miembros del Comité de Empresa de CAF, pasando de mano en mano, compartido por representantes de colegios y otras entidades de la villa. Hubo quien siguió la Korrika hasta Lazkao y Olaberria. Otros buscaron refugio en la plaza para compartir con los compañeros de carrera un sabroso y agradecido vaso de chocolate con dulces, para entrar en calor, en el frío amanecer de ayer.