Llega el XLV Certamen de sidra embotellada

Presentación. Directivos y organizadores del 45 Concurso de sidra embotellada de la sociedad Murumendi.
/FOTOS JUANTXO UNANUA
Presentación. Directivos y organizadores del 45 Concurso de sidra embotellada de la sociedad Murumendi. / FOTOS JUANTXO UNANUA

Organizado por la sociedad pelotazale Murumendi, se celebrará el primer martes de octubre, día 2

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Su primera edición se celebra el primer martes de octubre de 1974, era el día 1. Durante más de cuatro décadas ha sabido mantenerse vivo, luchando contra viento y marea, y así con fuerza llega a su XLV edición. Nos referimos al concurso de sidra embotellada que organiza la sociedad pelotazale Murumendi, una de las de mayor solera e en e l municipio.

La pelotazale, como es conocida en muchos ambientes de la villa realizaba la presentación de esta cita con la sidra embotellada del primer martes de octubre, el día 2, fecha marcada en rojo en el calendario de actividades de la entidad

Día, hora y lugar
Se celebrará el martes 1 de octubre, en la sociedad Murumendi (20.00).
Participación
Totalmente abierta a todos, socios y no socios, hombres y mujeres.
6 botellas de sidra
Cada concursante deberá entregar, antes de las 15 horas del mismo 2 de octubre, 6 botellas de sidra de la misma firma pero sin etiqueta, ni otro elemento que delate su origen.
Puntuación
Cada mesa de seis catadores que puntuarán, entre 5 y 10 puntos cada botella catada.
Fase final
La mesa de cata de la final integrada por seis miembros elegidos a sorteo catarán y puntuarán las tres sidras más puntuadas que han llegado a la fase final, de donde saldrá la campeona.

Un año más el popular local de la calle San Inazio se convertirá en la meca de la sidra, a través de ese concurso que es diferente a los que se celebran aquí y allá, en torno al exquisito caldo de manzana.

El certamen sigue fiel a los cánones, a la mecánica del concurso establecidos en aquella ya lejana primera edición ganado por José Javier Elósegui, Lucas Gorrochategui y Félix Guembre. Es algo que permanece invariable, a pesar de los cambios habidos en la sociedad . Pero sí ha sido testigo de la evolución en positivo de la 'sagardoa'. Hoy ya no llegan aquellas sidras aceitosas, la calidad es otra. Hubo un año que uno llegó con sidra asturiana pero las bases del certamen impedían su participación.

Los propios participantes en el concurso deberán aportar las seis botellas de la misma firma sidrera para su cata, siempre sin etiqueta u otro elemento que identifique su origen.

El aska, a 10 grados

Un aska gigante, llena de agua con hielo, cuya temperatura estará totalmente controlada, acogerá y mantendrá los varios cientos de botellas de sidra a temperatura de 10 grados para que salga a las mesas en el más óptimo de los estados. A cada lote le asigna un número, con el que llegará para ser catada. Las mesas acogen e seis personas que serán las que puntúen cada botella atendiendo al aroma, sabor, color, el cómo rompa al tocar el vaso...

Se puntúa de 5 a 10 puntos porque se supone que no hay ninguna botella cuya calidad merezca menor puntuación Realizada la primera fase, de cara a la final, de cada una de las mesa mediando sorteo saldrán los seis elegidos para formar parte del jurado, que decidirá cual es el mejor lote de sidra que a la postre. Al margen de la txapela y trofeo, a la firma sidrera ganadora, la pelotazale Murumendi le comprará las primeras 300 botellas para el consumo en la sociedad será la que la sociedad compre de cara a llenar la bodega de la sociedad para el consumo de los socios en el propio local.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos