Feli Odriozola: «Eramos minoría pero logramos que nuestras aportaciones constaran»

La exedil Feliciana Odriozola./
La exedil Feliciana Odriozola.

«En aquellos años temas como la igualdad o el empoderamiento no se veían ni de lejos»

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Feliciana Odriozola 'Feli' es la primera beasaindarra que fue elegida concejal del Ayuntamiento en las elecciones celebradas el 3 de abril de 1979 de cara a la legislatura 1979-83. Fue una época muy ilusionante y de mucho trabajo. La realidad era que ella y su compañero concejal, ambos representando a Euskadiko Ezkerra, estaban en notable minoría, pero a pesar de que el partido del gobierno municipal contaba con 10 concejales, «nos hacíamos respetar y lográbamos que nuestras opiniones e intervenciones constaran en acta».

-¿Qué recuerdos tiene de aquella corporación municipal (1979-83) de la que formó parte?

-Muy buenos. Fue una época muy ilusionante, con mucho trabajo por delante. Al mismo tiempo éramos un tanto ingenuos, pero la ilusión y las ganas de trabajar podían con todo.

- Representaban a Euskadiko Ezkerra y eran tan solo dos ediles...

-Sí, mi compañero de partido Bittor Guerra y yo. Pero con el añadido de que durante una época, por diversas circunstancias acaecidas con Bittor, hube de estar yo sola. Estábamos en clara minoría, ya que el PNV tenía 10 concejales y Juanito Lasa de alcalde, tres concejales Herri Batasuna y el PSOE otros dos.

-En esa realidad sería difícil que sus propuestas salieran adelante...

-Así era, porque los jeltzales tenían mayoría absoluta, y como hoy día se dice, 'pasaban el rodillo'. Pero logramos que nuestras propuestas e intervenciones, aunque no salieran adelante, quedaran reflejadas en las actas.

-Como única mujer en la corporación en aquellos años, las palabras empoderamiento o igualdad no sonarían a nada.

-Eran temas que no se veían ni de lejos, aunque por otro lado yo ya vivía esas realidades. Al ejercer de abogada, me tocó defender algunas separaciones de matrimonios y lógicamente peleaba en los juicios por los derechos de las mujeres que estaban en proceso de separación. Es por lo que también en aquella corporación me sentía respetada y también querida.

-¿En qué áreas les tocó trabajar a ustedes?

-Yo estuve representando al ayuntamiento de Beasain en la Mancomunidad de Enirio-Aralar. Y la verdad es que por mís orígenes baserritarras (nacida en el caserío Bazterretxe de Garin) me sentía a gusto trabajando en ese ente. Mi compañero de partido Bittor Guerra trabajó denodadamente en el tema del agua, uno de los grandes problemas de aquella época, sino el mayor.

-¿Fueron años de intenso trabajo?

-Para que se hagan una idea, más de un domingo teníamos reuniones del grupo municipal de Euskadiko Ezkerra. Fue además un arranque con un presupuesto muy exiguo, pero teníamos muchas ganas de trabajar y hacer las cosas bien.

Más